NADAL

Nadal, Nadal,doce Nadal, a alegría deste día hai que celebrar…….

Achéganse os días das comidas e ceas de empresa, as dos compañeiros de colexio e instituto, as dos grupos de Wasap, as de familia…..todo xunto aderezado cos agasallos de Reis, Papá Noel, Amigo Invisible…..
Cando era un neno e chegaban as datas do Nadal poñiame de mala milk, o motivo era que non podía comer o bocadillo de chourizo, iba a catequesis e decíanme que nos primeiros tempos a Igrexa era contraria á celebración gastronómica que ten lugar nestas datas señaladas do Nadal, había que absterse de comer carne, ainda que cos tempos de miseria que corrían poucos veciños tiñan a posibilidade de comela, polo menos na miña época de nenez era o que eu notaba no meu entorno máis achegado, tanto familiares coma veciños, así que fora por un motivo ou por outro, de comer chourizo tiña que olvidarme, ainda que teño que confesar que as agachadas algún pecado cometin e o chourizo papei.

Corrían os anos sesenta, uns anos en que a alimentación da maioría de nós estaba formada por cereais, patacas e legumbres, en xeral pouco ou nada se comía en canto a verduras, froitas ou peixe, e cando se aumentou a produción das hortalizas, a froita ou a do aceite de oliva, por poñer un exemplo, priorizouse a súa exportación, así que ata os anos oitenta non se puido en xeral gozar destes alimentos como era conveniente e necesario.

O exemplo do aceite de oliva aínda o temos moi presente, a súa alta produción nos anos oitenta fixo que entrasen moitas divisas, a cambio tiñámonos que conformar cos aceites de soja e de girasol, mentras nos medios informativos nos decían que o aceite de oliva era dañino.

Pois como non se podía comer carne, estábamos en vixilia, filloxe costume comer peixe, así que se puxo de moda o bacallao, o motivo era que como estaba salgado e curadiño podía chegar a calquer recuncho do país por mui lexos que estivera do mar. Na miña casa e na dos veciños esas datas bótavase a casa pola fiestra, daquela coma tiñamos ultramarinos na taberna facíase un gran pedido dos productos típicos a Ultramarinos Moldes, con almacen situado na Parda, cerca de donde están hoxe en día os xuzgados .

As estanterías quedaban repletas, encargabame eu de colocar todas aquelas bebidas e productos de alimentación que durante o ano non se mercaban asiduamente, quedaba un escaparate do máis fermoso, todo adornado con cintas e bolas de Nadal.

Os coñacs Fundador, 501,Soberano, Terry e o Ponche Cuesta eran os preferidos, algúns tamén eran de levar a Xenebra Focking ou a Larios, de paso tamén collían uns rollos do “suave papel” Elefante …

E entre os coñacs , xenebras e sidras tamén tiñan o seu sitio o Cola Cao, as galletas María, o chocolate Chaparro, as gaseosas  La Pitusa, La Casera ou Revoltosa, e unha gran variedade de polvorons, figos, uvas pasas ou os arenques que viñan perfectamente apilados naquela caixa de madeira, recordo  que miraba con asombro como era costume polas mañás que moitos dos clientes almorzaban cun par deles e unha copa de sol e sombra …

Logo de ter todo colocado nas estanterías era o momento de preparar un pequeno paquete de agasallo para aqueles mellores clientes da taberna, a miña nai con todo agarimo preparaba a súa demostración de gratitud a todos aqueles que eran asiduos todo o ano, non facía distincións, todos levaban o mesmo, a botella de champán, unha tableta de turrón, figos ,uvas pasas e noces.

Todo iso envolvíase nas follas do xornal e atábase cun cordel, o importante era o agarimo con que ía ese agasallo, non a súa presentación.

Cuando chegaba o día, a miña avóa e miña nai eran as que organizaban a cea, chegada a noite facían o bacallao cocido con coliflor e uns ovos cocidos, todo regado con aceite en crú, bueno tamén meu pai tiña a manía de botarlle azucre o bacallao, confeso que eu tamén o facía, son cousas que se heredan….


Hai quen tamén en vez de bacallao era máis de ollomol o forno, pero o menú máis tradicional en toda Galicia era o bacallao, acompañado con viño da casa é un Fis-Fas para o pequeno da casa, e de postre os amendoados, as torradas borrachas, os figos e as uvas pasas, tamén por soposto o turrón, o duro de roer, o que había que tronzar con martelo , había que vernos comer aquel turrón El Lobo, jasusdiormio non dabas terminado de roer o cacho que che tocaba…todo regado coa mellor sidra do mundo mundial “El Gaitero”.

Antes do bacallao non faltaba un pouquiño de marisco, daquela ao alcance da man, ademais a súa presenza nestas datas seguramente debémoslla á Igrexa, ao prohibir a carne, os máis vellos aínda seguro que recordan como polos anos 50 ninguén quería o marisco e nas zonas de costa usábase para abonar as leiras, como cambiou o conto….

Recordo que había a costume de cando se acababa de cear, a mesa non se recollía, deixaban as bandexas coas sobras, eu pensaba que miña avóa e miña nai estaban cansas de tanta faena e que xa recollerían o día seguinte. Anos mais tarde supen que o motivo era que se tiña por costume deixalas para que ceasen os difuntos da casa……

Vén este recordo e comentario sobre a alimentación daqueles anos en relación ás próximas festas navideñas e a súa evolución, baixo o meu punto de vista unha evolución que nunca me convenceu, unha evolución en xeral que non nos leva a bo porto.
Recordemos uns datos :

* Nos anos 50, o empobrecimiento da sociedade facía primar o ambiente e a celebración sobre o obsequio material.

* Nos anos 60 e 70 só había unha festa con agasallos, a noite de reis, que apenas chegaba aos maiores da casa.

* Nos 80 iníciase a mercantilización dos Nadais.

* Na década dos 90 duplícanse as festas con agasallos, aos Reis sumase Papa Noel.

A situación coñecémola todos, non somos felices co que temos, cada vez queremos máis, e iso xera un cambio profundo no consumo.

Así é que empezamos a buscar a felicidade nas grandes comidas, coa combinación de bebidas alcohólicas e graxas, Nadal tras Nadal fóronse asociando e cada ano superando, e ahí seguimos…..

OS XOGUETES 


A sensación é a mesma, agasallos e máis agasallos apíñanse na árbore, afacemos a que se “alcoholicen de agasallos” desde ben pequenos os nosos fillos, ímoslle inxectando un consumismo que evite que se sintan inferiores aos seus amigos, eles non poden ser menos cos demáis !

Claro, no fondo os pais estamos mui presionados debido á carta enviada aos Reis Magos, deben, están obrigados a traer todo aquilo que se lle pide, o neno non debe verse afectado no máis mínimo, temos que facelos “felices”, Deus nos libre de que colla un trauma xa de pequerrechos.
A miña infancia, a dos anos sesenta, como a moitos de vós, foi completamente diferente, eu non pedía nada, máis ben rezaba para que os Reis Magos acordásense de vir pola miña parroquia de Cerponzons e achegásense cos seus enormes camellos á miña fiestra para deixarme algún xoguete, quizáis un camión con bombonas de butano, ou uns soldados e uns cuantos indios de plástico, pero si non era posible, conformábame cunha simple pelota ou unhas canicas….a veces conformábamos miña irmán e máis eu xogar coas súas monecas de outros Reis que se portaran mellor, os seus padriños.

Outras veces chegaban de Francia os meus Reis preferidos, Marcelino e Visita, cando viñan de vacacions sempre me traían algún xoguete.


Moitos anos sucedía que normalmente os agasallos que che podían traer buscaban o ser útiles e que respondesen ás necesidades daquel momento, un xersei groso que abrigase aqueles duros días de inverno, un pantalón de pana ou uns zocos, de suma necesidade para ir andando polas corredoiras que che levaban ao colexio do leite en pó.

Falando do leite en pó, cantas  veces teño recordado cos meus compañeiros de colexio de Meán aqueles recreos en que nos daban dese leite, o mestre quitaba de perola é o recipiente de leite que tiña nun dos cuartos dispoñibles para gardar as súas cousas.

Algúns dos meus amigos téñenme comentado que teñen collido un puñado de pó e metelo na boca, logo de seguido un grolo de auga, era tal a pastosidad que che quedaba no interior da boca que non había xeito de que se disolvese, nin metendo os dedos en plan desatascador jajajaja.

Volvendo os xoguetes, agora non só é a noite de Reis para agasallar, agora acompáñanos Papá Noel, temos Amigos Invisibles …..triplicamos esa ansiedade, hai que conseguir por todos os medios cumprir as expectativas de nenos e maiores.

E que sucede si non somos capaces de responder a estas necesidades ?

E que sucede si non somos capaces de responder aos índices de consumo marcados hoxe en día ? 

INVADENOS A FRUSTRACION !

Cantas familias tiveron que reestruturar os seus hábitos sociais, familiares e solidarios para poder facer fronte a este consumismo ?

Así foi como se foi xerando uns Nadais menos tradicionais, menos familiares e menos solidarios, todo a cambio de facerse máis individualistas.

Quen lle da a volta agora ? Quen volve a aqueles tempos donde os nosos antepasados se xuntaban arredor da lareira, alí toda a familia contaban historias e lendas, alí acompañados de un “tizón de Nadal” que duraba áta a noite de Reis cos avós protagonistas narrando as historias e os netos oíntes interesados en todo o que contaba, un exemplo do que digo é o spot deste ano 2018 de Ikea, a familia non sabe, non coñoce, non pregunta, en resumen non convive en familia.

O MEU NADAL DO 68

Mamá, déixasme ir ata A Bouza ? Quero comezar a preparar o Belén e alí é onde mellor musgo hai, esperaba con ansiedade o consentimento da miña nai, vaite, pero ten coidado por onde te metes, é espera que che acompaño cruzar a estrada, cando veñas de volta chámame para axudarche a cruzar de novo.

Mira que como non me obedezas non volves máis ! 

Alá ía pegando brincos en busca do musgo e tamén da árbore, eu encárgame de todo, non é que fose unha árbore engalanado a moreas, nin un Belén con pozo e luces, pero estaba provisto do mellor que un neno pode ter : ILUSIÓN !


E despois a esperar eses días especiais, esas noites máxicas onde os Reis traeríanche a ti, só a ti un agasallo, daquela os maiores non recibían nada, non lles tocaba, era a noite dos nenos.

Pero non todo era alegría, aquel Nadal do 68 marcoume especialmente.

Estabamos ceando a familia no salón da taberna, as portas pecháronse ao público, era o único día en que se pechaba cedo, o día fora de chover sin parar e pola noite aínda máis, parecia coma se os tronos quixesen participar tamén ese día na cea de noiteboa, mentres ceabamos a televisión española emitía a súa programación especial de Nadal, por alí estaba Joaquin Prat e Laura Valenzuela coas Galas do sábado e tamén as series americanas, eses días de progamacion especial finalizaban cando en fin de ano esperabas ás campanadas, tralas uvas quedábasche a ver as tradicionais macrogalas musicais, coa actuación dos mellores artistas nacionais e internacionais daqueles momentos….

…pero nesa noite de súpeto chamaron á porta, uns golpes duros e insistentes sobre ela fixo que quedásemos en silencio preguntándonos quen sería a esas horas.

O meu pai levantouse da mesa a ver quen era o que interrompía a cea, seguramente alguén con ganas de tomarse unha cervexa e que non tiña présa por irse para a súa casa, adoitaba suceder con algúns dos clientes habituais.

Eu seguín os pasos do meu pai, púxenme detrás del é ao abrir a porta o susto foi mayúsculo, o meu pai lanzou un exabrupto, mentras eu non puiden evitar o lanzar un grito.

Atopámonos de fronte cun veciño pedindo auxilio, a súa cara era todo sangue, apreciábase como no lado esquerdo da cara, á altura da orella tiña dúas coiteladas polo menos.

Estaba completamente mollado, as súas mans cheas de sangue, a súa roupa, pedíanos axuda, choraba de dor e de rabia, non era a primeira vez que sufría maltrato.

O meu pai fíxoo pasar para dentro, voz en alto chamaba á miña nai para que lle viñese a botar unha man e facerlle unhas primeiras curas, levárono á beira da cociña de ferro, alí sentárono e á vez que o curaban secábase da molladura que tiña o pobre home, pouco despois contábanos o sucedido, ahí rematou a cea, foi a noiteboa máis amarga da miña infancia.

OS MEUS DESEXOS PARA TODOS VOS :

Mentres tanto esperamos estes días, pásovos unha receita que a atopei fai uns anos, a cal intento levar a cabo cada novo ano coa miña familia é as miñas amizades….

RECEITA DE NADAL :

– 1 kg. de recordos infantís.

– 2 cuncas de sorrisos.

– 2 Kg. de esperanza.

– 5 latas de agarimo.

– 4 paquetes de alegría 

– 1 chisco de tolemia.

-6 Kg. de amor.

– 4 Kg. de paciencia.
Primeiro de todo, limpa os recordos: saca a parte que non sirva. 

Engade unha a unha os sorrisos ata facer unha pasta suave.

Engade a esperanza e deixa repousar ata que dobre o seu tamaño.

Engade a alegria e mistura todo o amor que atopes 

Incorpora a paciencia, a tolemia e a tenrura e reservalo a parte.

Dilúe o amor e cubrelo coa mestura anterior.

Hornea durante toda a vida dentro do teu corazón.

UN CONSELLO !

Podes engadirlle dúas culleradas de comprensión e 300 gramos de comunicación para que dure eternamente. — 

Publicado en https://pontevedraviva.com/opinion/4324/nadal-juan-jose-esperon-opinion/

TRADUCCIÓN AL CASTELLANO 

Navidad, navidad,dulce navidad, la alegría de este día hay que celebrar…

Se acercan los días de las comidas y cenas de empresa, las de los compañeros de colegio e instituto, las de los grupos de Wasap, las de familia…todo junto aderezado con los regalos de Reyes, Papá Noel, Amigo Invisible….
Cuando era un niño y llegaban las fechas de la navidad me ponía de mala milk, el motivo era que no podía comer el bocadillo de chorizo, iba a catequesis y me decían que en los primeros tiempos la Iglesia era contraria a la celebración gastronómica que tiene lugar en estas fechas señaladas de la navidad, había que abstenerse de comer carne, aún así con los tiempos de miseria que corrían pocos vecinos tenían la posibilidad de comerla, por lo menos en mi época de infancia era lo que yo notaba en mi entorno más allegado, tanto en familiares como en vecinos, así que por un motivo o por otro, de comer chorizo tenía que olvidarme, aún así tengo que confesarme que a las escondidas algún pecado cometí y el chorizo comí .

Corrían los años sesenta, unos años en que la alimentación de la mayoría de nosotros estaba formada por cereales, patatas y legumbres, en general poco o nada se comía en cuanto a verduras, frutas o pescado, y cuando se aumentó la producción de las hortalizas, la fruta o la del aceite de oliva, por poner un ejemplo, se priorizó su exportación, así que incluso los años ochenta no se pudo en general disfrutar de estos alimentos como era conveniente y necesario.
El ejemplo del aceite de oliva aun lo tenemos muy presente, su alta producción en los años ochenta hizo que entraran muchas divisas, a cambio nos teníamos que conformar con los aceites de soja y de girasol, mientras en los medios informativos nos decían que el aceite de oliva era dañino.
Pues como no se podía comer carne, estábamos en vigilia, se hizo costumbre comer pescado, así que se puso de moda el bacalao, el motivo era que como estaba salado y curado podía llegar a cualquier rincón del país por mui lejos que que estuviera del mar. En mi casa y en la de los vecinos en esas fechas se “echaba la casa por la ventana”, como teníamos ultramarinos en la taberna se hacía un gran pedido de los productos típicos de la época a Ultramarinos Moldes, con almacen situado en la Parda, cerca de donde están hoy en día los juzgados .
Las estanterías quedaban repletas, me encargaba yo de colocar todas aquellas bebidas y productos de alimentación que durante el año no se compraban asiduamente, quedaba un escaparate de lo más hermoso, todo adornado con cintas y bolas de navidad.
Los coñacs Fundador, 501,Soberano, Terry y el Ponche Cuesta eran los preferidos, algunos también eran de llevar la Ginebra Focking o la Larios, de paso también cogían unos rollos del “suave papel” Elefante…..
Y entre los coñacs , ginebras y sidras también tenían su sitio el Cola Cao, las galletas María, el chocolate Chaparro, las gaseosas La Pitusa, La Casera o Revoltosa, y una gran variedad de polvorones, higos, uvas pasas y los arenques que venían perfectamente apilados en aquellas cajas de madera, recuerdo que miraba con asombro como era costumbre por las mañanas que muchos de los clientes desayunaban con un par de ellos y una copa de sol y sombra….

Después de tener todo colocado en las estanterías era el momento de preparar un pequeño paquete de regalo para aquellos mejores clientes de la taberna, mi madre con todo cariño preparaba su demostración de gratitud para todos aquellos que eran asiduos todo el año, no hacía distinciones, todos llevaban lo mismo, la botella de champán, una tableta de turrón, higos ,uvas pasas y nueces.

Todo eso se envolvía en las hojas del periódico y se ataba con un cordel, lo importante era el cariño con que iba ese regalo, no su presentación.
Cuando llegaba el día, mi abuela y mi madre eran las que organizaban la cena, llegada a noche hacían el bacalao con coliflor y unos huevos cocidos, todo regado con aceite en crudo, bueno también mi padre tenía la manía de echarle azúcar el bacalao, confieso que yo también lo hacía, son cosas que se heredan….
Hay quien también en vez de bacalao era más de un pescado que en Galicia le llamamos Ollomol, este pescado lo preparaban en el horno, pero el menú más tradicional en toda Galicia era el bacalao, acompañado con vino de la casa y un Fis-Fas para el pequeño de la casa, de postre los almendrados, las tostas borrachas, los higos y las uvas pasas, también por supuesto el turrón, el duro de masticar, el que había que romper con un martillo , había que vernos comer aquel turrón Él Lobo, jasusdiormio no dabas terminado de masticar el trozo que te tocaba….todo regado con la mejor sidra del mundo mundial : El Gaitero.
Antes del bacalao no faltaba un poco de marisco, de aquella al alcance de la mano, además su presencia en estas fechas seguro se la debemos a la Iglesia, al prohibir la carne, los más viejos del lugar aún seguro que recuerdan cómo por los años 50 nadie quería el marisco y en las zonas de costa se usaba para abonar las fincas, como cambió el cuento….
Recuerdo que había la costumbre que cuando se acababa de cenar, la mesa no se recogía, dejaban las bandejas con las sobras, yo pensaba que mi abuela y mi madre estaban cansadas de tanta faena y que ya recogerían el día siguiente. Años mas tarde supe que el motivo era que se tenía por costumbre dejarlas para que cenaran los difuntos de la casa….
Viene este recuerdo y comentario sobre la alimentación de aquellos años en relación a las próximas fiestas navideñas y su evolución, bajo mi punto de vista una evolución que nunca me convenció, una evolución en general que no nos lleva a buen puerto.
Recordemos unos datos :

* En los años 50, el empobrecimiento de la sociedad hacía primar el ambiente y la celebración sobre lo obsequio material.
* En los años 60 y 70 sólo había una fiesta con regalos, la noche de reyes, que apenas llegaba a los mayores de la casa.* En los 80 se inicia la mercantilización de las navidades.
* En la década de los 90 se duplican las fiestas con regalos, a los Reyes se suma Papa Noel.
La situación la conocimos todos, no somos felices con lo que tenemos, cada vez queremos más, y eso genera un cambio profundo en el consumo.

Así es que estamos a buscar la felicidad en las grandes comidas, con la combinación de bebidas alcohólicas y grasas, navidad tras navidad se fueron asociando y cada año superando, y ahí seguimos…..

LOS JUGUETES

La sensación es la misma, regalos y más regalos se apiñan en el árbol, acostumbramos a que se “alcoholicen de regalos” desde bien pequeños nuestros hijos, le vamos inyectando un consumismo que evite que se sientan inferiores a sus amigos, ellos no pueden ser menos con los demás !

Claro, en el fondo los padres estamos mui presionados debido a la carta enviada a los Reyes Magos, deben, están obligados a traer todo aquello que se le pide, el niño no debe verse afectado en el más mínimo, tenemos que hacerlos “felices”, Dios nos los libre de que cojan un trauma ya de pequeños.
Mi infancia, la de los años sesenta, como la muchos de vosotros, fue completamente diferente, yo no pedía nada, más bien rezaba para que los Reyes Magos se acordaran de venir por mi parroquia de Cerponzons y se acercaran con sus enormes camellos a mi ventana para dejarme algún juguete , quizás un camión con bombonas de butano, o unos soldados y unos cuantos indios de plástico, pero sí no era posible, me conformaba con una simple pelota o unas canicas…a veces nos conformábamos mi hermana y yo el jugar con sus muñecas de otros Reyes que se habían portado mejor, sus padrinos.

Otras veces llegaban de Francia mis Reyes preferidos, Marcelino y Visita, cuando venían de vacacions siempre me traían algún juguete .

Muchos años sucedía que normalmente los regalos que te podían traer buscaban el ser útiles y que respondieran a las necesidades de aquel momento, un jersey grueso que abrigase aquellos duros días de invierno, un pantalón de pana o unos zuecos, de suma necesidad para ir andando por las corredoiras que te llevaban al colegio de la leche en polvo.Hablando de la leche en polvo, cuantas veces he recordado con mis compañeros de colegio de Meán aquellos recreos en que nos daban dicha leche, el maestro quitaba de perola y el recipiente de leche que tenía en uno de los cuartos disponibles para guardar sus cosas.

Algunos de mis amigos me han comentado que han cogido un puñado de polvo y meterlo en la boca, después de seguido un trago de agua, era tal la pastosidad que te quedaba en el interior de la boca que no había manera de que se disolviera, ni metiendo los dedos en plan desatascador jajajaja.
Volviendo a los juguetes , ahora no sólo es la noche de Reyes para agasajar, ahora los acompañan Papá Noel, tenemos Amigos Invisibles…triplicamos esa ansiedad, hay que conseguir por todos los medios cumplir las expectativas de niños y mayores.
Y que sucede sí no somos capaces de responder la estas necesidades ?
Y que sucede sí no somos capaces de responder a los índices de consumo marcados hoy en día ?

NOS INVADE LA FRUSTRACION !

Cuantas familias tuvieron que reestructurar sus hábitos sociales, familiares y solidarios para poder hacer frente a este consumismo ?

Así fue cómo se fue generando unas navidades menos tradicionales, menos familiares y menos solidarias, todo a cambio de hacerse más individualistas.
Quien le de la la vuelta ahora ? Quien vuelve la aquellos tiempos donde nuestros antepasados se juntaban alrededor de la lareira, allí toda la familia contaban historias y leyendas, allí acompañados de un tizón de navidad que duraba hasta la noche de Reyes, con los abuelos protagonistas narrando las historias y los nietos oyentes interesados en todo lo que contaba, un ejemplo del que digo es el spot de este año 2018 de Ikea, la familia no sabe, no conoce, no pregunta, en resumen no convive en familia.

Mi NAVIDAD DEL 68

Mamá, me dejas ir ata La Bouza ? Quiero comenzar a preparar el Belén y allí es donde mejor musgo hay, esperaba con ansiedad el consentimiento de mi madre, véte, pero ten cuidado por donde te metes, y espera que te acompaño a cruzar la carretera, y cuando vengas de vuelta me llamas para ayudarte a cruzar de nuevo.

Mira que como no me obedezcas no vuelves más ! 

Allá iba pegando brincos en busca del musgo y también del árbol, yo me encarga de todo, no es que fuera un árbol engalanado a más no poder, ni un Belén con pozo y luces, pero estaba provisto de lo mejor que un niño puede tener : ILUSIÓN !
Y después a esperar esos días especiales, esas noches mágicas donde los Reyes te traerían la ti, sólo la ti un regalo, luego los mayores no recibían nada, no les tocaba, era la noche de los niños.

Pero no todo era alegría, aquella navidad del 68 me marcó especialmente.
Estábamos cenando la familia en el salón de la taberna, las puertas se cerraron al público, era el único día en que se cerraba temprano, el día había sido de llover sin parar y por la noche aún más, parecia como si los truenos quisieran participar también ese día en la cena de nochebuena, mientras cenábamos la televisión española emitía su programación especial de navidad, por allí estaba Joaquin Prat y Laura Valenzuela con las Galas del sábado y también las series americanas, esos días de progamacion especial finalizaban cuando en fin de año esperabas a las campanadas, tras las uvas te quedabas a ver las tradicionales macrogalas musicales, con la actuación de los mejores artistas nacionales e internacionales de aquellos momentos…

….pero en esa noche de repente llamaron a la puerta, unos golpes duros e insistentes sobre ella hizo que quedáramos en silencio preguntándonos quién sería la esas horas.

Mi padre se levantó de la mesa a ver quién era lo que interrumpía la cena, seguro alguien con ganas de tomarse una cerveza y que no tenía prisa por irse para su casa, solía suceder con algunos de los clientes habituales.
Yo seguí los pasos de mi padre, me puse detrás de él es al abrir la puerta el susto fue mayúsculo, mi padre lanzó un exabrupto, mentras yo no pude evitar el lanzar un grito.
Nos encontramos de frente con un vecino pidiendo ayuda, su cara era todo sangre, se apreciaba cómo en el lado izquierdo de la cara, a la altura de la oreja tenía dos cuchilladas por lo menos.Estaba completamente mojado, sus manos llenas de sangre, su ropa, nos pedía ayuda, lloraba de dolor y de rabia, no era la primera vez que sufría maltrato.
Mi padre lo hizo pasar para dentro, voz en alto llamaba a mi madre para que le viniera a echar una mano y hacerle unas primeras curas, lo llevaron al lado de la cocina de hierro, allí lo sentaron y al tiempo que lo curaban se secaba de la mojadura que tenía el pobre hombre, poco después nos contaba lo sucedido, ahí remató la cena, fue la nochebuena más amarga de mi infancia.

MIS MEJORES DESEOS

Mientras tanto esperamos estos días, os paso una receta que la encontré hace unos años, la cuál intento llevar a cabo cada nuevo año con mi familia es mis amistades….
RECETA DE NAVIDAD :
1 kg. de recuerdos infantiles.

2 tazas de sonrisas.

2 Kg. de esperanza.

5 latas de cariño.

4 paquetes de alegría 

1 pedazo de locura.

6Kg. de amor.

4 Kg. de paciencia.

Primero de todo, limpia los recuerdos: saca la parte que no sirva. 

Añade una la una las sonrisas hasta hacer una pasta suave.

Añade la esperanza y deja reposar hasta que doble su tamaño.

Añade la alegria y mezcla todo el amor que encuentres 

Incorpora la paciencia, la locura y la ternura y reservarlo la parte.

Diluye el amor y cubrelo con la mezcla anterior.

Hornea durante toda la vida dentro de tu corazón.

UN CONSEJO !

Puedes añadirle dos cucharadas de comprensión y 300 gramos de comunicación para que dure siempre….

DÍA DE SANTOS E DIFUNTOS

Día de santos e aires de defuntos

Estos días moitos de nós visitaremos o cemiterio, lamentablemente vai ser unha visita corta dado o que estamos pasando.

 O tratamento que lle damos á morte por estes lares de raíces celtas é tamén parte do noso patrimonio cultural intanxible.
Os cemiterios son parte da paisaxe da Parroquia, normalmente están situados preto das nosas casas, en lugares a resgardo, onde podamos ir de cote a visitar os finados, poñerlle unhas flores ou simplemente estar alí, xunto a eles, uns momentos para falar con eles, recordalos ou simplemente rezar.
Non entendín nunca o porque facer cemiterios afastados do pobo onde un vive, moi típico noutros lugares de España, só fai que che vaias esquecendo daqueles antepasados teus ou dos teus veciños que apreciabas e que de cando en vez che achegas ao seu nicho para estar un momento recordándoo.
Cando era un neno recordo de ir a moitas casas a dar o pésame, daquela os velorios realizábanse na casa do defunto, agora os tanatorios rompen por completo aquelas escenas que sucedían na casa do falecido, mágoa perder as tradicións.
Alí comezábase a recordar ao morto de unha forma mui diferente a de agora, mentras as mulleres estaban chorando na habitación co corpo presente, os homes ían a cociña, alí recordaban as anécdotas, facían comentarios sobre as vivencias co defunto, da boa persoa que era….Mentres se falaba do difuntiño, para pasar o “trago” acompañabanse de cafés, aguardientes varias ou viño, tamén eran necesarias unhas galletas, un pouco de queixo ou o que houbese nese momento na alacena da cociña.


Eu adoitaba quedarme coa miña avóa, agarrado á súa saia e non a soltaba en todo o tempo que estivésemos na casa do finado, os meus ollos eran como pratos, vendo aquelas esceas, que congoxa me entraba ao escoitar aquelas mulleres que choraban e choraban sen parar, ás veces facían alusión ao finado, comentaban o boa persoa que fora nesta vida, ou ben a penuria que deixaba na casa, se desconsolaban dicindo que ía ser dos seus fillos e da súa viuda… e volvían chorar, máis forte aínda, miña naiciña! Que medo pasaba! Aquela noite eu non pegaba ollo!
Pero non aprendía, e cando volvía haber difunto ala iba eu de novo con Ramona, a miña avóa. Cando finalizaba o enterro, recordo que ao chegar á miña casa a miña avóa facíame pasar por encima dunha pequena fogueira que ela mesma preparaba na cociña, era costume ao chegar a casa logo dun enterro de pasar por encima dunha pequena fogueira feita de ramas de loureiro, seica era para evitar o Aire do Defunto.
Cando convencía á miña avóa para que me contase cousas sobre os defuntos, ela mirábame asombrada, dicía mirando para o ceo e persignándose: Hai meu Dios ! Este rapaz ten o demo no corpo! Alabado sexa Dios, mira que cousas pregunta o Roquiño pequeno, pero para que queres saber ti iso?. Eu insistía…
Un día estaba co fouciño limpando as canas, sentada no seu sitio preferido, era o mesmo onde faciamos a aguardiente e onde se gardaba o carro das vacas. Comentábame que na súa mocidade aos mortos envolvíanos nunha sábana ou tamén nun sudario, adoitaban vestilos con camisa e calzón os homes, e ás mulleres cunha camisa, saia e medias.
Tamén se lle ataba un pano desde o queixo á cabeza para pecharlle a boca, recordo de ver algún finado así e metíame un medo do carallo, outra noite ou varias sin dormir, total que entre os mortos e as películas do Conde Drácula que botaban naqueles anos na primeira cadea da TVE levaba un feixe de horas sin pegar ollo!
Tamén me falaba de que moita xente tiña por costume o meter á beira do cadaver algún utensilio, non recordo ben si eran tixeiras ou peines… esto non me quixo decir para que era, sabe Deus para que sería, cando imos morrer cada un temos uns desexos, eu por exemplo quero que metan conmigo o móbil, non vaía ser que me envíen algún wasap…
Todo isto da fogueira para quitar o Aire, era debido a unhas crenzas de tempos ancestrais, onde as persoas que estivesen en contacto co morto podía afectarlles. Dicíame a miña avóa (ás veces non quería contestarme ás miñas preguntas), que se procuraba facer este tipo de cousas para quitar o Aire do Morto, debido a que a alma do finado podía andar vagando ao noso redor. E adoitaba ocorrer que quen estaba máis propenso a coller o Aire eramos os nenos.
Ás veces comentábase que logo de enterrar os restos do falecido, sucedían algúns feitos que non eran normais, ruídos estraños que normalmente sucedían na habitación do defunto, e nalgunhas das veces comezaban a ver que algun pequeno da familia ía enfermando e ninguén podía remedialo, nin os médicos, nin os curas, enton era cando facíanlle os ritos que tiñan por costume según na aldea que fora, para poder salvar o neno recurrían o que fixera falla, coma nos facemos actualmente, sexa o que sexa.
Pero este día de visitar os camposantos tamén aproveitamos a ocasión para saudar aos parentes que fai tempo que non ves, ou aos compañeiros teus de mocidade, que sempre falamos de xuntarnos un día e facer unha comida, outros aproveitan o momento tamén para falar do tempo que fai, das colleitas ou de facer algún negocio se se dá a ocasión. Este ano non vai ser posible pararse a falar…

Eu seguirei co meu costume, coa miña tradición, visitarei os cemiterios de San Mauro, Campañó e Cerponzóns, alí descansan os meus seres queridos, alí irei é volvereilles a dicir o de todos os anos : Grazas por todo o que me destes.

Publicado en : https://www.pontevedraviva.com/opinion/4258/dias-santos-aires-defuntos-juan-jose-esperon/