CITAS LITERARIAS (5) DIARIO DE PONTEVEDRA 02/03/1917

ELECCIONES PROVINCIALES EN PONTEVEDRA.
“Según habíamos anunciado, se abrieron ayer los Colegios de este término municipal, para la antevotacion que solicitaron los caudillos republicanos señor González Paz, Alonso y García. El movimiento de electores fué muy escaso y la desanimación en los Colegios casi completa. En algunas secciones estaban los señores de la mesa a la puerta de los Colegios conversando apaciblemente con los muñidores. No había realmente que hacer. Los electores se habían declarado en huelga.

Lo mismo ocurrió en las parroquias vecinas a pesar de que los obreros de que los obreros, aconsejados por los republicanos dejaron de trabajar ayer y perdieron su jornal para dedicarse a la caza de votos. Algunos obreros iban humildemente a votar, formando pequeños rebaños, pero otros, más independientes y bravos, se negaron a ello, sin temor a las multas y a los perjuicios con que les amenazaban los que se llaman defensores de la libertad individual.

En Salcedo, diez o doce obreros a quien un cacique socialista obligaba a votar, entraron en el colegio y en efecto proclamaron a los monárquicos para demostrar así que no admiten imposiciones y que se ríen de eso de las multas.

Iguales casos se dieron en Mourente y Marcón.

A los colegios de esta capital, acudieron espontáneamente muchos electores, entre ellos no pocos obreros, a proclamar a los monárquicos a pesar de que estos no lo habían solicitado.

Se vió ayer, en el elemento obrero un honrado afán de independencia que merece nuestra simpatía porque era público y notorio que elementos extraños a dicha clase no se cansaban de propagar que ellos manejaban a su gusto a los trabajadores de Pontevedra y sus parroquias.

Los mismos que se llaman defensores del sufragio hicieron ayer una verdadera salvajada electoral, en Cerponzones, y por cierto que la hicieron tan burdamente que parece la obra de un principiante inexperto en estas materias. Ni siquiera se cubrieron las apariencias.

A las siete de la mañana se obligó al presidente y a los adjuntos a firmar el acta y alguien se la guardó con 256 votos o sea los mismos que contiene el censo incluyendo muertos, ausentes, enfermos y los numerosos traficantes que ayer concurrian a la feria de Pontevedra.

A las tres y cuarto, aparecieron en dichos colegios nuestros amigos con el notario Sr. Lopez de Haro y se levantó la oportuna acta haciendo constar que la mesa se había retirado antes de la hora reglamentaria y que desde las ocho de la mañana no habían entrado allí más que doce o quince electores.

No nos extraña que después de esto hubiera silbidos contra los que llamándose vigilantes de la pureza del sufragio, hacen atrocidades como la de Cerponzones.

Ahí tienen los obreros un doloroso ejemplo de caciquismo dentro de una parroquia que se quiere hacer pasar por republicana.

¡ Pobre república y pobre libertad! si tienen devotos tan puros como los que ayer en Cerponzones secuestraron la voluntad de 256 electores muertos y vivos.

Por cierto, que el colegio estaba instalado en el local de la escuela, que más bien parece una cuadra.

Los allí presentes decían escandalizados: ¿pero es posible que esta desgraciada parroquia de Lérez tenga 5 concejales republicanos en el municipio y no se hayan cuidado de proporcionar a los niños más que un establo miserable como escuela?

Y basta de comentarios por hoy. A noche se habían recibido aún las actas de Cerponzones, Marcón y Lourizán, que seguramente no han de hacer alterar la escasa antevotación de los republicanos.” 

LOS MUERTOS QUE VOTARON EN CERPONZONES

” Para que el pueblo se entere una vez más del milagro electoral de Cerponzones, diremos que en aquella acta aparecen votando a los regenadores republicanos no solo todos los enfermos, ausentes y moinantes, sinó los ciudadanos siguientes:

José Manuel Villaverde Tilve, fallecido el 9 de Abril de 1916

Manuel Tilve Castro, fallecido el 4 de mayo de 1916

Rosendo Nieto Veloso, fallecido el 12 de septiembre de 1916

Antonio García, fallecido el 22 de septiembre de 1916

José Casas Vieites, fallecido el 29 de noviembre de 1916

Manuel Vieites Blanco, fallecido el 1 de diciembre de 1916

Francisco Barragáns Blanco, fallecido el 4 de febrero de 1917

y quince o veinte individuos que están en el cementerio desde los años 1914 y 1915

¡ quién había de decirles que por arte de moralidad electoral republicana habían de resucitar todos para votar en Cerponzones el día 1º del mes actual.

Y a pesar de todo esto la Junta del Censo declaró buenos estos votos.

¿ si tendrán razòn los republicanos al quejarse de que la tal Junta procedió injustamente?
PALABRAS DE UN OBRERO SOBRE EL CASO DE CERPONZONES

¡Oigan los agricultores!

Cuando los republicanos empezaron a pedir votos entre nosotros los obreros y agricultores, nos pareció que era un sueño lo de ir a la Diputación y así se lo dijimos a los cuatro o seis individuos que recorrían las parroquias prometiendo el oro y el moro.

Pero los republicanos nos tapaban enseguida la boca diciendo que iban a la lucha sin esperanza de ganar, pero que esto era un ensayo para educar al cuerpo electoral, para enseñar a los agricultores, a practicar honrradamente el voto, para que no se perdiera la costumbre de ir a las urnas.

Aún recuerdo que una noche muy lluviosa por cierto, vinieron los republicanos al lugar de Pidre, en Cerponzones, y estuvimos más de 30 vecinos oyendo su predicación.

Aquellos hombres se volvían locos diciendo que los monárquicos daban pucherazos en todas las elecciones y que los republicanos tenían que acabar con eso, sobre todo en las parroquias, para que el pobre labriego se acostumbrase a las antevotaciones y pasaron 10 días después de aquel mitin y cual no sería nuestro asombro al ver que el primer pucherazo lo dan los republicanos, y para más en la escuela de Cerponzones.

Yo me encaré aquella misma noche con dos charlantes republicanos y les pregunté si esa era la moralidad republicana y la educación electoral que iban a dar en las aldeas. Entonces uno de ellos tuvo el descaro de decirme que en el pueblo está mal que se haga eso, porque hay gente civilizada, pero que en la aldea eso no tiene importancia porque los agricultores no se incomodan aunque los engañen y les hagan trampas.

Esta explicación fue lo que mas me sublevó porque se ve que los republicanos que predican la igualdad tienen a los labradores por una raza diferente de la del pueblo y pueden engañarla.

Ya lo sabéis obreros del campo: en el pueblo no se pueden hacer pucherazos, pero en Cerponzones y en las demás aldeas, se puede hacer todo porque sois borregos.

Esta es la sana doctrina de los republicanos que querían luchar, no para ganar sino para enseñarnos educación electora.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s