11- HISTORIA DA MIÑA AVOA JOSEFINA.

A HISTORIA DA MIÑA AVOA DE CERPONZÓNS.

A miña avoa chamábase Josefina Roque Castro, era filla dun dos muiñeiro máis importantes da parroquia de Cerponzones, nacera dun matrimonio en segundas nupcias.

Josefina, nada máis nacer, perdeu á súa nai e fué criada polo seu avó, xa que o seu pai tiña moito traballo e non podía atendela.

As desgrazas non lle viñeron soas xa que tendo poucos anos faleceu o seu avó e quedou baixo o coidado da súa media irmá.

A súa vida desde aquel momento foi un calvário, a súa medio irmán era mestra e non quixo que estudase, non permitiu que Josefina tivese unha mínima educacion, non a levou en ningún momento á escola, sendo Josefina toda a súa vida unha analfabeta.

A miña avoa foi crecendo no medio de malos tratos, todos os días, un tras outro sufría insultos e golpes por parte da súa media irmán, chegando a ter que durmir na cuadra onde estaba o boi, alí ceaba un anaco de pan duro, que para poder comelo tiña que ir mollalo na auga do río que pasaba preto da súa casa.

Moitas veces a miña avoa Josefina tenme dito esta frase, lembrando a súa nenez en Cerponzons: Filla, eu comín o pan que o demo amasou.

Durante anos, a súa vida no campo foi moi escrava, traballaba como un home realizando os labores máis duros, nunha ocasión, chegou a ser corneada polo boi, aquela cornada quedoulle marcada en forma de cicatriz para toda a súa vida.

Cando unha tía de Josefina, que vivía en Buenos Aires, decatouse da vida que levaba a rapaza, apiadouse dela e en canto puido envioulle a pasaxe para que emigrase á Arxentina, corría o ano 1912.

Ao pouco de chegar a Buenos Aires, foi durante dous meses a unha escola, pois a súa tía ao ver que non sabía ler nin escribir decidiu que o primeiro que tiña que saber Josefina era ler, escribir e realizar as catro operacións matemáticas básicas para poder defenderse.

Uns anos despois da súa chegada, o seu cuñado foi a Buenos Aires, coa finalidade que ela renunciase á herdanza de Cerponzons, e así o fíxoo.

O seu primeiro traballo foi na casa da súa familia, realizando as tarefas domésticas, co paso do tempo abriu un taller de repasado de camisas, tendo como clientes, a importantes empresas da época como Gath & Chavez e as Grandes Tendas La Piedad.

AS EMPRESAS ONDE TRABALLOU JOSEFINA :

A empresa Gath y Chaves (nome pronunciado comunmente polos arxentinos como “gatichaves”) foi unha tenda departamental que funcionou no microcentro da cidade de Buenos Aires. Fundada en 1833 por Lorenzo Chaves (1854-1928) e Alfredo Gath (1852-1936).

Gath y Chaves (Wikipedia)

A tenda simbolizou unha época de prosperidade do país e foi o lugar de reunión da paquetería porteña. Era o momento en que Arxentina comezaba a perfilarse como “o celeiro do mundo”. Nese entón a burguesía elegante miraba cara a Paris e Londres co obxectivo de imitar o seu estilo de vida.

En 1922 a empresa Gath y Chaves, fusionáronse coa importante empresa inglesa Harrods.

En canto a tenda La Piedad, foi líder da industria téxtil porteña durante gran parte do século XX.

Era propiedade da familia Córdoba e empregaba ao redor de 250 persoas. Tiña unha planta baixa e dous pisos superiores, con entradas por Cerrito e Bartolomeu Mitre.

Os Córdoba traían a lan desde San Nicolás onde tiñan unha fábrica, La Emilia. Os antigos comerciantes da zona lembran as tres cadras de cola que se formaban durante as épocas de liquidación.

La Piedad, un día de Rebaixas (Wikipedia)

Un bo día, a miña avoa Josefina, acudiu a unha daquelas reunións que celebraban os paisanos nas Casas Galegas, a sorte fixo que nesa reunión coñecese ao que ía ser o home da súa vida.

O meu avó, Vicente Otero, natural de Cambados, era un mozo mariñeiro mercantil, moi educado e con dominio do idioma inglés, chegou a Buenos Aires, pouco antes do comezo da primeiro gran guerra, feito que o obrigou a quedar neste país, realizando múltiples actividades ata ingresar na Compañía Arxentina de Electricidade (CADE).

Tras un curto noivado, casaron e tiveron dúas fillas e un fillo (o meu pai Vicente). Permaneceron xuntos ata que unha cruél enfermidade arrebatoulle a vida, deixando á miña avoa cos seus tres pequenos fillos. Ela nunca volveu casar e gardou loito toda a súa vida.

Josefina co seu fillo Vicente e a súa nora Angélica.
Josefina co seu Fillo Vicente é a súa dona María Angélica.

Esta é a historia da miña avoa, co paso dos anos a miña ilusión era chegar a coñecer o terruño onde había nado, pero non daba conseguido localizar a localización da parroquia. Pero as novas comunicacións e a tecnoloxía fixo posible que un día puidese contactar cunha veciña de Cerponzons, atopei un blogue relacionado coa parroquia, administrado por Ana María Sedano, comezando así unha relación de amizade e desde ese momento cuns enormes desexos de visitar por fin a terra onde nacera a miña avoa Josefina.

Conforme puidemos, fun co meu marido de viaxe a Cerponzóns, alí atopámonos aos membros da Asociacion de Veciños (Liliana Casas Falcón, Juan José Esperón Recarey e Sra. e Merchi Cochón Vieitez), quen generósamente ofrecéronse a buscarme a min e o meu esposo Ernesto, ao Porto de Vigo, onde desembarcamos o 2 Abril do 2019. Chegado o día, Juan José Esperón recibiunos no porto e levounos ao pobo, onde para sorpresa nosa, agardábannos os membros da Asociacion e xornalistas da Voz de Galicia, na Parroquia de San Vicente de Cerponzons, xusto no ano do milenio do pobo.

Enchéronnos de agarimo e fixéronnos coñecer as ruínas do muíño do meu tatarabuelo, a súa posible casa, o río Rons , a escola e a súa biblioteca, parte do Camiño de Santiago que atravesa o pobo, a Cidade de Pontevedra e o seu Mercado de Mar.

Angélica Lucía Otero.

CITAS LITERARIAS (27) 200 FIRMAS

125 anos fai que se escribiu isto que a continuación comparto con todos vós.
125 anos en que os nosos tataravós, bisavós ou avós, segundo a idade que teñades, loitaron polas súas terras.
Moito temos que aprender deles, cos poucos medios que tiveron e como foron capaces de saír adiante.

EL DIARIO DE PONTEVEDRA

PERIÓDICO LIBERAL

Viernes 8 de Octubre de 1897

DE INTERÉS REGIONAL

LOS MONTES

Las Sociedades de Agricultores

Excmo. Sr. Ministro de Hacienda.

Excmo. Señor :

Los que suscriben, indivíduos de la Sociedad de agricultores constituída con aprobación de la autoridad gubernativa domiciliada en la parroquia de Lerez, con representación de las de Campañó, Alba y Cerponzones, del distrito de la capital de Pontevedra, con cédulas personales corrientes, á V. E. atentamente exponen.

Que la orden recientemente publicada por la que se anuncian como enajenables ó sugetos á la venta varios montes públicos comprendidos en la demarcación de sus referidas parroquias, afecta de modo tan importante y trascendental á sus interese agrícolas que la sola pasibilidad de su realización produce en su espíritu sensible y desagradable alarma, por lo cual los recurrentes, uniendo esta súplica á las muchas que por igual motivo habrá de dirigir á ese Ministerio esta región gallega, á quien tanto lastimaría la venta de sus montes de común aprovechamiento, piden á V. con el mayor encarecimiento y decrete de todos modos la no inclusión en ella de los que se pretende enagenar pertenecientes á las expresadas parroquias, por las justísimas razones siguientes :

LO QUE SON NUESTROS MONTES

Difícil es Sr. Ministro, comprender con justicia y equidad bajo la disposición general de la venta de los montes públicos, á los montes de Galicia, y muy especialmente á los de la provincia de Pontevedra.

Podrá haber razón por parte del Estado para vender aquellos montes y propiedades suyas que no solamente significa un gasto en su administración, sinó que el solo utiliza y disfruta; tal sucede con los montes poblados de importante y á veces fructífero arbolado de otras regiones de España; porque en ello puede existir un refuerzo para el Tesoro en estas críticas circunstancias, y no hay en cambio el menor perjuicio para aquellos pueblos, que ni vienen en costumbre de aprovecharse de los montes del Estado, ni apenas en su mayor parte había forma de efectuarlo en común, excepción hecha de algún caso de pastoreo.

Más en esta nuestra tierra son los montes públicos tan esenciales á la agricultura y tan inseparables á la tierra de labor y al mismo lugar de la pequeña población agrupada, que sin duda alguna á su abrigo y amparo se ha ido formando, que no dudamos en afirmarlo, sin temor de pecar de exagerados ante los que conozcan y ahonden estas cuestiones, que sin el disfrute gratuito y comunal en la forma que hoy se le permite, no se concibe ni podría existir el labrador, el pequeño propietario, (aquí casi lo son todos) de las cuatro quintas partes de Galicia.

Son estos montes completamente despoblados de arbolado utilizable y en su mayoría escarpados, pero ricos, no obstante, en tojo, malezas y otras naturales y espontáneas producciones que se utilizan constantemente por nuestros labradores para combustibles, y muy principal é indispensable para fabricar el único abono de sus tierras de labor y para el pastoreo de sus ganados, que suelen hacer en común.

Pueblos hay, y no pocos ciertamente, que sin tierras apenas cultivables por lo estéril e ingrato del monte que dominan y disfrutan, viven exclusivamente de los productos de sus ganados.

El Estado, en cambio, no utiliza ni puede utilizar en forma alguna esos montes; y ya demostraremos más adelante que tampoco serían utilizables pasados que fueran á manos de particulares.

Por eso decíamos antes, Excelentísimo Sr., que no caben equitativa y justamente dentro del mismo molde legal, los montes de Galicia y de los de otra provincias españolas. La Naturaleza ha señalado en esto, como en otras tantas cosas de la vida, diferencias esencialísimas que exigen diferente atención, si ha de haber igualdad y justicia.

LO QUE SIGNIFICA LA VENTA DE LOS MONTES

La venta de los montes aparte los perjuicios irreparables para los pueblos que vienen disfrutándolos, no puede significar para el Tesoro nacional ventaja proporcionada al sacrificio que se impone al territorio gallego, y será motivo probable de nuevas cargas reales sobre la propiedad rústica, ó de sensibles conflictos de orden público.

Lo inculto y desarbolado de nuestros montes, las desigualdades y accidentes que afectan la dificultad en las comunicaciones y lo costosísimo, sino imposible, que habría de ser el cerramiento y conservación de las grandes extensiones enagenadas, lo cual se impondría á los interese de los particulares adquirientes, aparte otras consideraciones y peligrosas contingencias, serán razones más que suficientes para alejar la demanda y despreciar considerablemente propiedad y derechos de tan dudosa eficacia y de tan difícil ventaja y aprovechamiento.

Por otra parte, si optase el nuevo propietario por ceder á los pueblos interesados el dominio pleno, el dominio útil ó el simple disfrute en arrendamiento de esos montes, vendría inevitablemente sobre nuestra arruinada propiedad agrícola, por la carencia general de dinero entre la gente del campo, el rédito hipotecario, el foro, el censo ó la conversión del propietario en colono; sombras funestas que han esterilizado siempre el cultivo de la tierra.

CONSIDERACIONES DE ORDEN JURÍDICO

No hay para que discutir que declarados antes de ahora enagenables ciertos montes del Estado, el Gobierno que acuerda su venta no infringe ningún precepto escrito. No existe, pues, Ley positiva alguna en fundar la oposición a la venta de los montes enagenables y el señor Ministro de Hacienda no verá interrumpida su obra por recursos contenciosos, ni siquiera por entredichos espirituales, pero hay otros anatemas y otras, excomuniones en el orden temporal, que precisamente por ser terrenas, pueden mover demasiado el yá movido cimiento de nuestra organización social y no es época, ni ocasión, ni circunstancias las presentes para arriesgadas empresas.

Tampoco tenían fundamento alguno legal las protestas de los antiguos foreros de Galicia cuando en el siglo pasado se opusieron en masa á las demandas de reversión y despojo que los dueños del directo dominio les hicieron, y a pesar de ser éstas apoyadas en un derecho indiscutible de propiedad, porque las veces ó plazos de aforamiento habían fenecido y a pesar de ser aquellos demandantes poderosas comunidades religiosas, aristócraticas grandezas de Galícia y altos dignatarios del Estado, la protesta de los pobres foreros fué tan unánime y se hizo tan temible que hubieron de ceder en sus pretensiones, duques, condes, marqueses, conventos y señoríos, obteniendo de las Cortes y del Rey Don Carlos III la célebre Real provisión de 1763 que amparó y amparará seguramente á los del dominio útil en la posesión de las tierras aforadas.

Algo ocurre aquí parecido, excelentísimo Sr., ahora con los montes, como entonces con los foros, hay cierta justicia y fondo de razón que no es prudente ni posible desantender. Los buenos gobiernos no precisan leyes escritas para hacer justicia; basta que la hagan atendiendo á la equidad siguiendo los dictados de la conciencia.

Es Ley de buen Gobierno, de equidad y de razón que las cargas deben guardar armonía y proporción con los beneficios. ¿ Qué se le da á los pobres labradores en cambio de las infinitas cargas públicas que sobre ellos pesan ? ¿ Qué se les ortoga de beneficio público especialmente á los que viven en las vertientes de las montañas de Galicia, teniendo muchos, como va dicho, por única propiedad el pedazo de monte comunal de antiquísimo demarcado para su lugar ó parroquia ?

Que pudieran apreciar como de práctica utilidad serían las vías de comunicación, las carreteras del Estado que les permitieran bajar al llano y negociar el producto de su trabajo y la Guardia Civil que guardara sus vidas y haciendas. Pero ni aun de esto desgraciadamente pueden disfrutar; por que sabido es que éste benemérito cuerpo es escaso para vigilar las montañas, y las carreteras van por donde las dirige la poderosa mano del caciquismo que habita los valles y poblados. En los montes solo viven los pobres, abrumados con todas las cargas y con la única compensación de los favores que le dispensa la Misericordia divina.

Concretándose ahora los exponentes á los montes de sus parroquias, deben hacer presente á V. E. que el Ayuntamiento de Pontevedra incoó el expediente de excepción de los montes de este distrito como de aprovechamiento comun en 1888, y se halla informado favorablemente por los centros facultativos respecto á los de las parroquias de Mourente, Bora, Marcón, Tomeza, Salcedo y Lourizán.

Sin duda por falta de tiempo ó de datos no ha hecho lo propio con los de las parroquias restantes; pero ellas se hallan en el mismo caso por todos conceptos y por tanto á tenor de lo dispuesto en el artículo 8º de la Ley de 30 de Agosto de 1896 y del 54 de la Instrucción de 2 de Noviembre del mismo año, deben ser estos montes exceptuados del catálogo de los sujetos á la venta, por ser, repiten, de comunal aprovechamiento, como lo son, realmente todos los de esta región.

Por las razones expuestas, por las que el digno Jefe de éste escrito forestal alegó en luminoso informe dirigido á la Dirección general del Ramo en favor de la conservación de los montes, con fecha de 16 de Enero del presente año. Y por último.

Sr. Ministro, porque la agricultura especialmente en Galicia, está como un limón exprimido del que se ha extraído todo el jugo aprovechable y no debe ni puede exprimirse más porque se llegaría al zumo de la cáscara y….la cáscara sería amarga exclusivamente para todos los exponentes.

Suplican á V. E. se digne suspender la resolución de la venta de los montes de común aprovechamiento y en todo caso exceptuar de ella por existir expediente de excepción incoado, previo informe del Jefe del distrito forestal, que se servirá V.E. reclamar, á los montes de Lerez, Alba, Campañó y Cerponzones, del término municipal de Pontevedra. Así lo prometen de V. E.

Pontevedra Octubre 1º de 1897.

-Siguen 200 firmas.

Con data 22 de Setembro do 1897, encontramos no xornal EL PENSAMIENTO GALLEGO, o seguinte :

RUINA PARA GALICIA

LOS MONTES (Los de Pontevedra, Tuy y Vigo)

Como la publicación de las relaciones de Montes públicos que pretende vender en Galicia el ministro de Hacienda ocuparía un espacio de que no podemos disponer, pues comprende esa relación 1.551 montes con una extensión total de 73. 937 hectáreas, vamos á señalar aquellos terrenos de los partidos de Pontevedra, Tuy y Vigo, en esta provincia, comprendidos en la lista de enagenables por el Estado.

Antes debemos advertir que los montes más importantes y cuyo aprovechamiento ocasiona actualmente mayores bienes á la clase labradora de la provincia de Pontevedra, se hallan enclavados en los partidos judiciales de Caldas, Cañiza y Puenteareas.

La Comisión clasificadora no ha incluido terreno alguno para la venta en Lalin y Estrada.

Vean ahora nuestros lectores la relación de Montes que se quiere vender en Pontevedra, Tuy y Vigo.

PONTEVEDRA.- …Costa, Da Candeira, Regó da Moura, Sermadas, Sobral y Coriñas (Geve), Ampros (Mourente), Balinas (Lourizán), Beleitar (Bora), Samin (Mourente), Castrove (Campañó), Catadoiro (Lourizán), Camino de San Martín ((Salcedo), Couto y Blanco (Bora), Freigeiro (Mourente), Montiño (Bora), PARADELLAS (Cerponzones), Pardecelas (Lourizán), PARADELLAS (Cerponzones), Pedreirada (Bora), Pedreirada (Mourente), PADREIRAS (Cerponzones)…

Leída la anterior relación de montes públicos que, según la Comisión clasificadora, ¡¡no revisten carácter de interés general!!, se comprenderá con cuanta ligereza se han clasificado de ese modo.

Porque numerosos montes de los comprendidos en esas relaciones son de muchísimo interés público para la ganadería, para la agricultura y para la población campesina en general, á quien se pretende privar de ese gran elemento de riqueza.

CITAS LITERARIAS (29) SAN BENITO, REPORTAXE POR TERRAS DE FE.

Nun xornal do ano 1912, atopo un artigo asinado por un tal MENANDRO, onde fixo unha visita á parroquia de Lerez, no día de San Benito.

O artigo paréceme moi bo e co paso dos anos muito mellor aínda, dado que nos explica como se vivía ese día fai máis de cen anos.

Seguro que as nosas avoas, ao chegar ao santuario de Lerez, realizaban as mesmas cousas que nos di no seu artigo, xunto cos cantos.

Estou por asegurar que éstos eran os que a miña avoa Ramona dixo naquel día que me levou a quitar as espullas, e que eu xa non me lembraba ata o día de hoxe que lin devandito artigo.

Comparto o artigo tal como está escrito, por certo cun protagonista que ten que ver coa nosa parroquia, o cura párroco señor Lareo.

12 JULIO 1912. EL PROGRESO.

NOTICIAS.

Con una concurrencia nunca vista, se celebró ayer en Lerez la fiesta de S. Benito.

En la misa solemne tuvo a su cargo el sermón el párroco de Cerponzones Sr. Lareo que estuvo elocuentísimo.

Hasta bien entrada la noche continuó la romería en la que era difícil el tránsito.

A pesar de esto no hubo que lamentar ningún incidente.

ANDANZAS REPORTERILES EN TIERRAS DE FE.

San Benito de Lerez.-Una Fiesta Tradicional.-Ritos curiosos.-Demostraciones de Fe.-Exvotos.-La Romería.

La del alba sería…

…Cuando después de dejar en máquina el numero de PROGRESO, abandonó la Redacción, apenas empieza a despertar el alba.

Voy a San Benito como un romero de ideal en busca de los milagros de una ingénua fé.

Es el camino que al santuario conduce, un torrente pleno de humanidad. Por él marcha una abigarrada muchedumbre en la que destacan su nota chillona, los pañuelos policromos de las mujeres aldeanas.

Como un lamentable cortejo dantesco, bordean el camino los mendigos harapientos, que muestran el horror de sus lacerías y mutilaciones, como un estímulo a la piadosa conmiseración de los rústicos peregrinos.

Las bárbaras heridas, las llagas purulentas y los raquíticos muñones, son el motivo de sus discursos implorantes, los cuales tienen todas las gamas de una elocuencia exaltada y declaratoria.

Al doblar un reborde del sendero, veo alzarse ante mis ojos, la silueta del vetusto monasterio de Lerez.

EN LA IGLESIA.

Por la derruída escalinata que da acceso al atrio de Lerez, asciende lentamente, caminando de rodillas, un cortejo de mujerucas implorantes. Muchas llevan farolillos encendidos, otras portan raros exvotos, fruto de su ingenua piedad creyente.

Yo había contemplado este cuadro artístico en un soberbio lienzo, del pincel de Carlos Sobrino, y yo puedo afirmar de modo concluyente, que la feliz creación del pintor pontevedres, es una de las mas humanas y artísticas que brotaron de su paleta.

La Iglesia abre de par en par sus puertas a los fieles que la invaden por completo, desbordándose por la nave central y capilla del Santo glorioso.

En esta capilla, que es el punto obligado de la mística peregrinación, se levanta el altar de S. Benito, completamente cubierto de piadosas ofrendas y ex-votos de cera.

Y aquí se desarrollan estas escenas raras de exaltación de una fé primitiva y pintoresca en extremo.

A la entrada de la capilla y en su lado izquierdo, pende del techo una lámpara de bronce, donde luce permanentemente una luz débil y osciladora. Las devotas lavan sus llagas y heridas en el óleo bendito, mientras otras guardan religiosamente en diferentes vasijas el aceite milagroso, curador de sus lacerías.

Poco más adelante, depositan sus ofrendas al Santo, los fieles. Son estas ofrendas completamente heterogéneas; gallinas, corderos, pollos, huevos, aceite, frutos de la tierra, lienzos y cera. Al lado del arcón de las ofrendas, un hombre viejo y socarrón expende trozos de cerillo, que se quema ante la efigie del Santo; y es de un efecto extraño, contemplar, la varia medida de los trozos cuyo precio oscila según su longitud.

Hay moza que mide el círculo de su garganta, la longitud de sus brazos o la grosura del cuerpo, Madres que ofrecen al Santo, la estatura de sus criaturas, traducida en los cirios místicos que chisporrotean languidamente.

Un rosario inacabable de mujeres y niños, desfilan andando de rodillas por debajo del ara del altar, y durante la humilde peregrinación, rezan una extraña salmódia.

Yo interrogo a una vieja sonriente que ha terminado su devoción.

-Quiere usted decirme la oración de S. Benito ?

-Bah. Seica ven de paba.

-No, mujer, no; dígamela, hágame ese favor.

-Está oración non e de señoritos; e nosa solo.

Y la buena mujeruca me recita su plegaria.

¡Oh! grorioso S. Benito que soupeche gañar o ceo, a ti rezamos pra que gañar o ceo, a ti rezamos para que por nos pidas e nos reserves un curruncho anque sea dos piores como pecadores que somos.

Líbranos de pest’o gando, de mal do’llo, e de feitizos de malas almas.

¡ Oh! grorioso S. Benito, que soupeche gañar o ceo, lévanos contigo. Amen.

-Y diga usted; no hay otra oración para los rapaces?

-Si señor, a que rezan as nais; pro teñen que dar tres voltas debaixo do altar, levando os pequenos diante.

– Y como es?

-Vai-se a rir de’ela…

-No, mujer, dígamela.

Y la buena mujer, me dicta esta otra extraña plegaria, rústica e infantil:

San Benito de Lerez

D’iste pequeno

facédeme un homiño

Que sea compreto

Para seu pai

Para si propeo

Para-sua nai.

Facédemo cumprido

Traballador

Garrido e garoleiro

Pero muy bo

Para seu pai

Para si propeo

Para sua nai.

A buen seguro, que está letrilla tiene para ellos, todo el valor, de la más brillante joya de la literatura mística.

Salgo de la capilla dirigiéndome al prebistero, ante cuya verja se alza otra imagen del Santo de Lerez.

Allí también se halla postrada la muchedumbre, dejando a los pies de la imágen, las pobres monedas de sus faltriqueiras.

LA ROMERÍA.

Por la explanada que circunda el monasterio, se extienden los mil puestecillos característicos de nuestras fiestas regionales.

Llaman mi atención unas fenomenales ristras de ajos que expenden, sentadas en el suelo, varias aldeanas; entonces yó las interrogo y ellas se manifiestan que dichos ajos están benditos y sirven para frotaciones y remedios.

Todo es jarana y bulla, y animación. Corre pródigo el vino por las gargantas de los mozos y chasquean las rosquillas entre los dientes de las mozas.

La gaita lanza a los aires su tonada bullanguera y dulce, mientras en los aires vuelan asustadas las aves por los estampidos de las bombas.

Y allá en el fondo del paisaje, culebrea el río Lerez entre la pompa joyante de los bosques rumorosos y las vegas de esmeralda.

MENANDRO.