PERAL, mi empresa de toda la vida 

HISTORIA DE 60 AÑOS DEDICADOS A LA MODA.

21 de Diciembre 2018

Los medios de comunicación se hacen eco de nuestro cierre :

FARO DE VIGO :

https://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2018/12/21/peral-moda-cierra-despues-sesenta/2021108.html
DIARIO DE PONTEVEDRA :

https://www.diariodepontevedra.es/articulo/pontevedra/emblematico-comercio-peral-moda-consuma-cierre-60-anos-historia/201812211200351014693.html

Foto : Víctor Cervera Mercadillo

NUESTRO CIERRE POR MARÍA HERMIDA (26/06/2018) LA VOZ DE GALICIA :

Volvió a pasar. Ayer, la zona monumental amaneció con una de esas noticias que, de cuando en vez, recuerdan que los tiempos están revueltos para el comercio local en general y para las pequeñas tiendas pontevedresas en particular. Solo cuatro meses después de que Ernesto Filgueira La Casa de los Paraguas anunciase su cierre -le queda un mes para hacerlo tras la pertinente liquidación del género-, otro clásico del textil pontevedrés anunciaba su adiós. Cierra Peral Moda, tal y como dice desde ayer en un cartel colgado en el establecimiento. Marcos Pérez, gerente del negocio e hijo de los fundadores, explicaba el motivo no sin emocionarse: «Hemos resistido lo que hemos podido, pero no aguantamos más. No se puede…». Cerrarán las puertas a solo unos meses de cumplir 60 años.

Peral Moda, esa tienda de la que salieron vestidas muchas generaciones, se inauguró en Pontevedra en el año 1.958. Lo hizo de la mano del matrimonio formado por Antonio Pérez y Concepción Álvarez. Él había trabajado en algunos de los negocios textiles más importantes de la época, como Carrasco y Clarita. Y ambos se lanzaron entonces a probar suerte por cuenta propia.El negocio empezó en la plaza donde todavía sigue, en Curros Enríquez y fue creciendo a lo largo de los años. Tanto es así que llegaron a tener cuatro locales en este entorno y una más en la Peregrina. La crisis, tal y como recordaba ayer Marcos Pérez, supuso un varapalo importante. La primera decisión que se tomó fue cerrar la tienda de la Peregrina. Más tarde se reorganizó también el negocio en Curros Enríquez, de tal forma que de las cuatro tiendas se pasó a tener únicamente una, pero con varias plantas. A partir de ahí se intentó sobrevivir a los cambios de hábitos a la hora de comprar, a la competencia que supone Internet, al hecho de estar en una plaza donde está tirando más la hostelería que el comercio… Pero los cartuchos se fueron agotando. «Se pidió el concurso de acreedores hace un par de años, se fueron cumpliendo los objetivos pero ahora llegamos a un momento que no podíamos más, sobre todo porque las últimas campañas fueron malísimas por el tiempo. Este invierno hizo calor hasta diciembre y ahora no hubo primavera», dijo Pérez. Todo ello terminó en el anuncio de ayer: Peral Moda se despide.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/pontevedra/2018/06/26/peral-moda-anuncia-cierre-meses-cumplir-60-anos/0003_201806P26C4993.htm

NUESTRO CIERRE POR LUCIA D. BÓVEDA  (26/06/2018) DIARIO  DE PONTEVEDRA :

Los responsables tomaron esta decisión “muy tristes” y ante imposibilidad de seguir compitiendo con las grandes cadenas.

 No hay ningún pontevedrés al que oír el nombre Peral Moda no le traiga recuerdos, de su infancia, de su juventud y también de la actualidad. Hace casi 60 años, en noviembre de 1958, el matrimonio compuesto por María Concepción Álvarez y Antonio Pérez abrió en la plaza Curros Enríquez lo que por aquel entonces era una pequeña tienda en la que se vendía “de todo”, desde calcetines de lana a camisetas, pasando por mantas y toallas. El éxito fue tan grande que fue evolucionando hasta llegar a contar con cuatro tiendas diferentes, de las que hoy solo sobrevive una.

Sin embargo, a punto de llegar a su sexta década de vida, sus descendientes, Marcos y Conchi Pérez Álvarez, que ahora regentan el comercio, han tomado la difícil decisión de cerrar las puertas del establecimiento. “Es muy difícil competir con las grandes cadenas”, asegura Conchi. A eso se le une su situación, en la zona monumental, “que a día de hoy es más de hostelería, de cañas y de paseo, realmente aquí ya quedan muy pocos comercios”. Sin embargo, esta decisión, la de liquidar el género que les queda y cerrar el establecimiento que abrieron sus padres, es “muy triste” para los hermanos. 
Es el establecimiento más antiguo de moda que todavía se mantiene abierto en la zona monumental
Lo hacen después de pasar por momentos muy duros que han ido superando poco a poco. Momentos como el concurso voluntario de acreedores que se vieron obligados a presentar a finales de 2015 ante las deudas que les ahogaban y del que consiguieron salir en enero del pasado año. 

Sin embargo, Conchi confiesa que se encuentran “muy emocionados y muy agradecidos” por todo el apoyo que han recibido de los pontevedreses a lo largo de sus años de historia. “La gente nos ha apoyado mucho, porque estuvimos en concurso de acreedores y los clientes ha estado apoyándonos siempre”. Un agradecimiento que también hacen extensivo a los trabajadores que les han acompañado en estas seis décadas, y que llegaron a ser cerca de 40 en los buenos tiempos. “Hay dos trabajadores que siguen con nosotros y están aquí, al pie del cañón hasta el final”, concluye Conchi.
El cierre de Peral Moda se une a otros ceses de actividad entre los comercios situados en el casco viejo
En la actualidad es el establecimiento más antiguo de moda que todavía se mantiene abierto en la zona monumental pues Almacenes Clarita, aunque se inauguró en 1904, en la actualidad está enfocado a la venta de textil del hogar.

Aunque todavía no tienen fecha definitiva de cierre, dependerá del tiempo que tarden en liquidar el stock que todavía tienen acumulado, es inminente que las puertas de Peral Moda no vuelvan a abrirse para recibir a los clientes que les han acompañado toda la vida, a las tres generaciones a las que han vestido de Primera Comunión. “En nuestra tienda ha entrado media Pontevedra”, recordaba Marcos Pérez en enero del pasado año en las páginas de Diario de Pontevedra.
El cierre de Peral Moda se une a otros ceses de actividad entre los comercios situados en el casco viejo. El último en anunciar que comenzaba una liquidación por cierre fue Ernesto Filgueira. La Casa de los Paraguas hace apenas cuatro meses, que explicó que tenía previsto hacerlo a principios de este verano tras 55 años de actividad y con una saga familiar dedicada al negocio. Otro de los que se fue en los últimos tiempos fue la mítica Droguería Moderna, que se fundó en 1924 y se despidió en 2017.

https://www.diariodepontevedra.es/articulo/pontevedra/peral-moda/20180626203423988115.html


NUESTRO CIERRE POR ALEJANDRO ESPIÑO (26/06/2018) PONTEVEDRAVIVA :

Cierra Peral Moda tras 60 años vistiendo a las familias de Pontevedra
Pontevedra pierde uno de sus establecimientos más emblemáticos. Peral Moda, que abría sus puertas en la plaza de Curros Enríquez en noviembre de 1958, anuncia su cierre tras casi sesenta añosvistiendo a varias generaciones de familias pontevedresas.

Su dueño, Marcos Pérez, ha explicado a PontevedraViva que la decisión de cerrar llega tras “muchos años de crisis”. Hace tres años, incluso, tuvieron que acudir a un concurso voluntario de acreedores para reestructurar la empresa. “No fue fácil salir”, reconoce, pero finalmente lograron renegociar la deuda con los bancos.

Pero la situación siguió estando “muy complicada” y las ventas no remontaron. “La mercancía se queda en tienda y las facturas hay que atenderlas igual”, señala el empresario, que asegura que estas pérdidas se intensificaron por las condiciones climatológicas ya que las campañas “no funcionaron todo lo que deberían”.

A ello contribuyó, según el empresario, que la tienda “no está en la mejor zona comercial” ante la presión de la hostelería a su alrededor; y la decisión de la Xunta de “cargarse” las rebajas, que servían para “recuperarnos de una mala temporada” al aceptar liberalizarlas y, en la práctica, “permitir que haya rebajas todo el año”. 

Marcos Pérez, que está al frente de un equipo de cinco trabajadores, reconoce que esta situación es “muy dura” para todos. La suya fue, en su día, una pequeña tienda que abrieron sus padres y que, con el paso de los años, se convirtió en un gran grupo dedicado al sector textil.

En la actualidad, asegura el responsable de Peral Moda, este sector está “muy machacado”. Por un lado, porque las grandes cadenas de moda “lo acaparan todo” y, por otro, por el cambio de hábitos de los consumidores y las ventas por internet contra las que un establecimiento local “no podemos competir”.

Pontevedra se despedirá muy pronto de un establecimiento por el que, según recuerdan sus propietarios, “ha pasado media ciudad”. Cerrarán cuando liquiden la mercancía que les queda en la tienda, a la venta ya con descuentos del 50%.

https://pontevedraviva.com/xeral/46930/cierra-peral-moda-tras-60-anos-actividad-pontevedra/?lang=es

FARO DE VIGO

Peral Moda cierra tras 60 años en la ciudad
Abrió en noviembre de 1958 en Curros Enríquez

Redacción | Pontevedra 27.06.2018 

El último de los establecimientos de Peral Moda, siempre vinculados a la plaza de Curros Enríquez, cerrará definitivamente sus puertas en unos meses, cuando concluya la liquidación de existencias en marcha. 

Abrió sus puertas en noviembre de 1958, hace casi sesenta años y hace tres ya cerró uno de los locales en la misma plaza tras un concurso voluntario de acreedores. La caída de las ventas y la ubicación, según sus responsables, han acabado por forzar este cierre total.

https://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2018/06/27/establecimiento-peral-moda-cierra-60/1918596.html


AÑO 2018, un artículo de prensa hace referencia al año 1983, en nuestro 25 aniversario.

Año 2017

https://www.diariodepontevedra.es/articulo/pontevedra/por-nuestra-tienda-ha-pasado-media-pontevedra/20170114000000318135.html

Peral Moda logra salir del concurso de acreedores tras duras negociaciones con el banco ►”Hubo muchas trabas”, reconoce su dueño.

 

La fiereza de la crisis no siempre acaba en tragedia. Lo sabe bien Marcos Cristóbal Pérez Álvarez. Las iniciales de sus apellidos esconden el nombre de uno de los comercios más emblemáticos de Pontevedra, el que sus padres abrieron en 1959 en la actual Praza de Curros Enríquez. Entonces era una pequeña tienda que, con el paso de los años, se convirtió en un gran grupo dedicado al sector textil.

La recesión económica no fue ajena al negocio. Tras varios ajustes, en diciembre de 2015 se vio obligado a presentar un concurso voluntario de acreedores. “Tomamos la decisión a tiempo, antes de que las cosas se nos fuesen de las manos”, explica Marcos Cristóbal.

Él y su hermana pusieron el asunto en manos de sus abogados y apretaron los dientes para evitar lo que ocurre en la mayoría de estos casos: la quiebra y el cierre de la tienda. No estaban dispuestos a tirar por la borda ni la historia de este comercio ni tampoco el trabajo que sus padres invirtieron en él. “En nuestra tienda ha entrado media Pontevedra”, recuerda.

Después de duras negociaciones con el banco, su principal acreedor, Peral Moda logró salir de la suspensión de pagos. “No ha sido fácil. Al principio todo eran negativas. Hubo muchas trabas, pero aquí estamos”, subraya su propietario. “Nuestros abogados nos dijeron que hay muy pocas empresas que sean capaces de superar lo que nosotros hemos superado. Finalmente tuvimos ayuda del banco para refinanciar la deuda”, recuerda.

Los tiras y aflojas con la entidad financiera tuvieron un final feliz. El administrador judicial dio el visto bueno al convenio -con quita incluida a los proveedores- el 21 de septiembre de 2016. El pasado 5 de enero, el Juzgado de lo Mercantil número uno de Pontevedra lo hizo oficial a través del boletín estatal (BOE).

”Esto nos supone afrontar los próximos años con mayor estabilidad”, reconoce el dueño de Peral Moda, que quiere escribir una nueva etapa de éxitos para el negocio familiar, el mismo en que ha vestido de Primera Comunión hasta tres generaciones de vecinos de toda la comarca y que apuesta “por el producto nacional y no el de Asia”. Un nuevo David contra Goliat.

Año 2016

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2016/01/24/cadena-tiendas-peral-moda-declara/1391452.html
La cadena de tiendas Peral Moda se declara en concurso

Redacción | Pontevedra 24.01.2016 

Peral Moda, la emblemática cadena de tiendas de ropa de la plaza de Curros Enríquez, se declara en concurso voluntario, según un auto judicial del 30 de diciembre y publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado. Se designa administrador concursal a Carlos Rivas Teruelo

Año 2013

Nuestro compromiso con la lengua gallega :

http://pontevedraviva.com/xeral/3796/pontevedra-treinta-comercios-locales-firman-compromiso-lengua-gallega-proba-galego/?lang=es
Demetrio Gómez, concejal de Normalización Lingüística
El Pazo de Mugartegui escenario habitual de muchas bodas acogerá el martes por la noche, a partir de las 21.00 horas,la firma pública de treinta comercios locales de su compromiso con la lengua gallega.
Es una iniciativa incluida dentro del programa Proba en Galego, una campaña de la Concejalía de Normalización Lingüística para dinamizar el uso del gallego en la pequeña empresa y en el comercio locales, una labor contínua de este departamento desde el año 2006.

Esta campaña procura implicar a las personas que trabajan en el comercio pontevedrés en la mejora del uso del gallego con la clientela y con las empresas proveedoras. Además servirá como un espacio de reflexión y trabajo para mejorar la calidad de la lengua y la seguridad en su uso en el sector.

Y por supuesto servirá para estimular a la clientela gallego parlante para que mantenga su lengua en las relaciones comerciales y aquella otra que no habla gallego habitualmente a que pruebe a hacerlo.

En el acto del martes por la noche, las empresas que firmarán su compromiso con la lengua son Autocares Vda. de Cándido, A Formiga no Carreiro, Bolboretas de Papel,  Cafetería Tamanaco, Centro de ensino ENOT, Cervexaría O Gato Cheshire, Cervexería O Grifón, Corner Sports Bar, Dicenfot  Fotografía, Disney Pontevedra, Droguería Moderna, Entretementos Play, Ernesto Filgueira, Estouche Ben!. Centro de Terapias,  Flanagan, Cocktails & Gin, Joyamar, Juancartepiedra, Libraría Paz, Lourdes Sampedro Lencería, Olbe Téxtil, Peral Moda, Portal 48 Espazo para a Creación, Quercus Armarios e Vestidores, Rei Zentolo, Restaurante O Eirado da Leña, Saraiva, Centro de Día,  Ultramarinos O Cisne, Viñoteca Bagos y Cafetería Carabela.

AÑO 2008, 50 ANIVERSARIO


https://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/2008/11/05/medio-siglo-moda/0003_7285634.htm

CHELO LAGO CONSUELO.LAGO@LAVOZ.ES 

05/11/2008 

El establecimiento Peral acaba de celebrar por todo lo alto su 50 aniversario, en una fiesta a que la asistieron los actuales empleados y muchos otros que a lo largo de estos años pasaron por sus comercios. El 1 de noviembre de 1958, el matrimonio formado por Concepción Álvarez y Antonio Pérez Corbacho, abrieron las puertas de Peral en el bajo del actual edificio de cuatro plantas en la plaza de Curros Enríquez. Entonces era un local de 60 metros cuadrados dedicado a paquetería, que atendía Concepción Álvarez y una empleada, Marisa Expósito, y de aquella no se dedicaba a confección, sino que siguieron con el comercio de paquetería del que habían cogido traspasado. Luego, incorporado ya el marido al negocio, compraron el inmueble y en el año 1969 abrió, ya con el nombre de Confecciones Peral, el nuevo comercio, un edificio de sótano, bajo y cuatro plantas que es el eje central de la empresa, y en donde tiene también las oficinas administrativas. Fue todo un acontecimiento en la ciudad que tuvo reflejo en la prensa diaria. Desde entonces, por ese comercio pasaron y siguen pasando muchas generaciones de pontevedreses para comprar todo tipo de ropa, incluidos uniformes escolares y trajes de primera comunión.
Unos años antes, concretamente en 1963, el matrimonio de empresarios abrió Peral Mujer, entonces Creaciones Garbo, en la misma plaza de Curros Enríquez. Y diez años más tarde, justo al lado, echó a andar Garbo Sir, con moda de hombre, como indica su nombre, y ahora Peral Hombre. Entre ambas aperturas, en 1965, se abrió el comercio de lencería, justo al lado del edificio principal de Peral. Además, en mayo de 1976 se inauguró la Cabaña Tejana, en los sótanos de Peral Hombre, un comercio dedicado a la ropa vaquera de todas las marcas. La expansión del comercio se cerró el 2 de diciembre de 1994, cuando abrió sus puertas Antius, dedicado a moda de chico y chica, y el único establecimiento de la cadena que no está en Curros Enríquez, sino que ocupa una emblemático bajo en la plaza de la Peregrina.


A lo largo de estos cincuenta años, Peral se distinguió por novedosas campañas e iniciativas para dar a conocer sus instalaciones. Así, con la inauguración de la Cabaña Vaquera, los propietarios no dudaron en comprar un caballo y contrataron a una persona para que lo montara y recorriera la ciudad para dar a conocer el comercio. Corría el año 76 y recordaba la campaña publicitaria de la película Le llamaban Trinidad, un spaguetti western protagonizado por los actores Bud Spencer y Terence Hill, que también fue publicitado con un caballo. En una de las ferias taurinas de la Peregrina, se regalaron abanicos del comercio entre los asistentes, pero no se repitió porque eran rígidos y más de los deseados acabaron en el ruedo para abroncar la faena de alguno de los espadas. También fue sonada la campaña, que duró tres años, en la que se regalaban entradas para ir al cine por la compra ropa. Y ahora, para celebrar su cincuenta aniversario con los clientes, que en definitivamente son los hicieron y hacen posible la pervivencia del negocio, durante todo este mes de noviembre aplican una rebaja del 25% en toda la ropa.
Concepción Álvarez ya apenas va por el comercio y disfruta de una bien merecida jubilación. Ahora están al frente del negocio tres hijos, Concepción, Antonio y Marcos Pérez Álvarez. Precisamente Concepción Pérez no ve el futuro muy halagüeño, especialmente «para tiendas multimarca como la nuestra, que ahora no tienen mucho sentido». Comenta que hay crisis, pero también influyen otros factores. Recuerda la superada en el año 1992. «Después de la Expo de Sevilla notamos un bajón terrible». Subraya que tratan de adaptarse a los hábitos de consumo y a lo que van pidiendo los clientes. «Amplías horarios y servicios, pero hay mucha competencia y el consumo de vestido se relegó a uno de los últimos puestos. La gente prefiere ir a cenar o pasar un fin de semana en la nieve, y en nuestro caso, que tenemos ropa de marca, se nota más. Muchos prefieren tener 3 o 4 pantalones antes que comprar uno de marca», apostilla.

AÑO 2012


AÑO 2011



AÑO 2010



AÑO 2009



AÑO 2008



AÑO 2007


AÑO 2006

AÑO 2005, NUEVA REFORMA DE PERAL


AÑO 2004


AÑO 2003


AÑO 2002

AÑO 2001

REFORMA DE PERAL HOMBRE Y LA CABAÑA

AÑO 2000

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/pontevedra/2000/08/07/premio-me-compromete/0003_146558.htm
«Este premio me compromete»

LUISA PÉREZ PUGA LA ENTREVISTA 

Antonio Pérez Corbacho, propietario de Peral y premio Amigos de Pontevedra Antonio Pérez Corbacho, propietario de Peral, cree que «el comercio en Pontevedra está en constante evolución, porque las costumbres y las formas de vestir varían mucho», El Conjunto de comercios de Peral Moda recibe este año el Premio Amigos de Pontevedra, como homenaje a su trayectoria comercial, que empezó en 1958, en la ciudad de Pontevedra. Antonio Pérez Corbacho ha abierto cinco establecimientos en la ciudad y afirma que «tengo que comprometerme y seguir consiguiendo metas».


07/08/2000 

_¿Cómo ha recibido la noticia del Premio?_Ha sido muy sorprendente para mí, porque nunca creí tener ningún mérito acumulado para que se me distinga con el premio. Soy una persona que se ha dedicado a trabajar, y nunca creí que alcanzaría un reconocimiento de este tipo._¿Qué significan para usted estos premios?_Creo que este premio compromete un poco más a las personas. Si bien he tenido en la vida una trayectoria de trabajo, de superación y de alcanzar las metas que me he marcado, ahora me veo un poco más obligado. Ya tengo que comprometerme a seguir en esa trayectoria, a seguir alcanzando más metas._¿De qué modo le estimula este galardón?_A todas aquellas personas que amamos a Pontevedra, cualquier distinción nos obliga y condiciona a que nos esforcemos más por mejorar la ciudad._¿Cómo ha visto variar el comercio en Pontevedra?_La evolución es constante, ha cambiado muchísimo. Las costumbres, varían mucho. Las exigencias y satisfacciones del público aumentan, porque hay más información y nosotros tenemos que estar más al día para satisfacer a los clientes._¿Su empresa es innovadora en el tema de la moda?_Es imprescindible situarse en las formas y gustos que hoy exige el cliente._¿Cuál es el elemento diferenciador que ofrece su comercio?_Nuestra ilusión e inquietud siempre ha sido dar un buen servicio al cliente. Lo que intentamos es estar al día para que el cliente esté satisfecho.


AÑO 1998


AÑO 1997


AÑO 1996


AÑO 1995

AÑO 1994

INAUGURACIÓN DE ANTIUS

AÑO 1993


AÑO 1992

AÑO 1992

AÑO 1991

AÑO 1990

Reforma de peral

AÑO 1987

REFORMA DE GARBO SIR

AÑO 1985

AÑO 1984

AÑO 1983

25 ANV. DE PERAL

AÑO 1982


Año  1979

Este pintor tan querido por todos fue durante un tiempo nuestro escaparatista:

AÑO 1975

INAUGURACIÓN DE LA CABAÑA

AÑO 1974

AÑO 1973

AÑO 1970

1969

AÑO 1968


AÑO 1966

ENCUESTA  EN EL DIARIO DE PONTEVEDRA


PREMIO ESCAPARATISMO



AÑO 1965


AÑO 1964,

 PUBLICIDAD EN EL DIARIO DE PONTEVEDRA

RAMONITA, MANOLO, MILUCHA, JOSÉ DAPENA

AÑO 1963

INAUGURACIÓN EDIFICIO DE PERAL

AÑO 1962

AÑO 1959

Nuestra Web :

http://www.peralmoda.es/

Nuestra página de Facebook:

https://es-es.facebook.com/peralespaciomoda/

Echa un vistazo a este tablero en Pinterest!

https://pin.it/yvdxfmvf4lrlat

https://pin.it/fphjpos6s2twuh

Sobre nuestra empresa :

http://pontevedracapitalshopping.gal/?/es/ads/peral-moda

Los colegios sobre nosotros, uniformes, colaboración…

https://atlantico.sek.es/wp-content/uploads/el%20nuevo%20curso%20atlantico%2016.pdf
http://www.colegiocalasanciop.com/archivos/documentos/EMPRESAS_COLABORADORAS.pdf

TRABAJO REALIZADO POR A. CAMPOS :

PUBLICIDAD DE DIFERENTES AÑOS

A BIBLIOTECA E A POETA DO CUNCHIDO

UN ESPAZO PARA A LECTURA.

9 DE MAIO DO 2018

Máis de 200 exemplares acaban de doarnos:

Algúns de principios do ano 1900




8 DE MAIO DO 2018

A nosa biblioteca recibe unha nova achega.

Desde a Asociación de Veciños O Chedeiro de Cerponzons queremos dar as grazas á doazón realizada por Don Pedro de Lorenzo y Macías.
Dita doazón consiste no libro ” O hebreo que descubriu América “, baseado na investigación durante 17 anos onde avala que Cristóbal Colón é de orixe galega e onde ademais contradi a tese que sinala que nacese en Portosanto e que era Pedro Madruga.

Muitas grazas.


Pedro de Lorenzo y Macias, xunto a Pepy Clavijo






14 DE FEBREIRO DO 2018

Bos dias, hoxe a Asociación de Veciños comenzou a súa xornada no local destinado a biblioteca.

Organizamos unha serie de libros e recibimos a visita de un veciño que nos donou uns cuantos máis, grazas


12 DE FEBREIRO DO 2018

Hoxe desde a Concellalía de Cultura do Concello de Pontevedra, recibimos unha serie de libros para a nosa biblioteca, entre eles figura unha unidade didáctica relacionada co Arquivo da nosa cidade, onde se enfoca a dar a coñecer como é un arquivo, todo relacionado cos documentos que custodia, de que tipos de patrimonio está formado ( bibliográfico, artístico e documental ) quenes usan o arquivo etc.

(Estamos pendentes  que desde o Concello de Pontevedra realíce un traballo no local, mentras tanto seguimos aos poucos ampliando a nosa biblioteca.Esperamos que podamos tela á vosa disposición canto antes.)

http://www.pontevedra.gal/publicacions/O-Arquivo-da-minha-cidade/#


 

OUTONO DO 2017

Hoxe os membros de O Chedeiro Cerponzóns na biblioteca , preparando un pouco o lugar de lectura .

SETEMBRO DO 2017


Como todos sabedes , hai uns meses que vos dabamos a coñecer a creación da biblioteca da Asociación.

Por motivos de saúde do responsable de realizar unha serie de traballos de acondicionamento dos andeis que van ser utilizadas para a biblioteca non puido comezar a súa encomenda ata estes días .

Esperamos que se fagan todos os traballos previstos para esta estancia , desde a Asociación pedímoslle ao Concello de Pontevedra unha serie de arranxos e de novos andeis debido á cantidade de exemplares que temos , agardamos a súa finalización para seguir adiante coa colocación dos exemplares é inventario.

A NOSA ESCRITORA ELVIRA RIBEIRO :

https://gl.m.wikipedia.org/wiki/Elvira_Ribeiro_Tob%C3%ADo

Corría o ano 2005 cando Elvira Riveiro Tobio escribía esto dende Guxilde :

     Segundo asegura miña nai, nacín o 5 de maio de 1971 no lugar do Cunchido, parroquia de Cerponzóns, concello de Pontevedra, na casa de Basilia a Chinchilla, que meus pais tiñan arrendada (500 pesetas de renda, 17 pesetas de luz) moi preto da morada patrucial paterna. Segunda de catro irmáns. Aos poucos meses traslado ao lugar de Guxilde, parroquia de Alba, no mesmo concello, onde a vivenda que meus pais construían coas súas propias mans comezaba a facerse habitábel.

     Na casa non había libros nin entraban os xornais, ningún universitario na familia. Aínda teño na memoria a época na que non había auga corrente. Familia toda obreira e labrega.

     Despois chegou a escola. Duro, moi duro ao comezo adaptarse a aquel idioma estraño que falaban os nenos da vila (eu non sei que di aquí, choraba). Pero a adaptación chegou logo e a asunción daquela lingua dura e allea (a vergonza da propia). Ser a máis lista da clase. Tamén a máis calada e introvertida. A máis fermosa até que miña nai resolveu cortarme as trenzas despois da primeira comuñón.

     Coa escola chegou a poesía, a súa luz, a súa música silenciosa (coma min), e ficoume colada aos dedos xa sen remedio.

     O colexio, o instituto, combinábanse cos traballos da casa. As nosas actividades extraescolares eran, daquela, levar a pastar as ovellas ou as cabras, ir apañar herba á veiga, axudar coas patacas ou co millo, agarrarlle á porca a pata durante a matanza ou asistila no parto para que vivisen o maior número de bácoros. Tamén os xogos cos/as rapaces/as do lugar.

     A poesía era entón inxenua, rimada e en galego, como querendo que saíse por algún lado o idioma que só era lícito falar no núcleo familiar. A alienación (inconsciente) tiña nomes coma o do libro de sociedad: España y sus hombres, titulábase. O recoñecemento do propio viña da man do primeiro libro que tiven (sen ser os da escola): Follas Novas de Rosalía de Castro (edicións Castrelos), que me regalaron meus pais cando debía ter 10 anos, coñecedores xa do virus da poesía que se me estendía en irremediábel metástase. Fun rosaliana durante anos, incluída a época do instituto. Precisamente nesa etapa presenteime a dous certames de poesía que organizaban conxuntamente o meu centro de ensino e o do lado, alentada polo profesor de literatura galega (Manolo Figueiras, actual artífice da filix.org). Con aqueles poemas inmaturos e anacrónicos gañei os certames. Co primeiro dos premios comprei os dicionarios de latín e de grego, co outro, unha edición moi fermosa de varios relatos de Méndez Ferrín (quen xa me tocara coa maxia da súa palabra cando lera nun libro de texto o inesquecíbel Grieih). De ser rosaliana pasei a ser ferriniana (confeso que aínda non deixei de selo).

     Eu quería facer Historia da Arte ou Arqueoloxía, pero meus pais non me querían lonxe do niño. Tampouco había cartos para manterme en Compostela, así que me tocou facer maxisterio en Pontevedra. Estudei con sucesivas bolsas e, ao rematar, traballei durante un ano para poder ir a Santiago e facer, finalmente, Filoloxía Galego-Portuguesa.

     A poesía sempre, sempre a poesía, mais para a gabeta (ou para o lixo).

     En Compostela recuperei definitivamente o idioma propio. Alí a amizade, alí o amor, alí a vida (a universitaria, por veces, decepcionante). Tiven bolsas de estudos nas universidades de Lisboa e de Coimbra. Portugal xa sempre canda min, desde entón.

     Ao acabar a carreira chegou o choque: o desemprego, a falta de perspectivas, o non futuro. Fun nai e seguín a escribir para ninguén ler non sendo eu mesma e un círculo ultrarreducido.

     Con 30 anos (2001) mandei algo aos Relatos de Verán de La Voz de Galicia. Despois máis cousas a páxinas literarias de internet (Biblioteca Virtual Galega, andar21, alkionehoxe, contos ínfimos, Palavreiros do Brasil…) Comezaron a chamarme para algún recital. O virus converteuse en droga. Fíxenme das Redes Escarlata. Non deixei, ata hoxe, de mandar textos á web (incomunidade, espasmo, limiar libros, a porta verde do sétimo andar…) e a algunha publicación periódica (A Caramuxa, Verbo Xido, El Correo Gallego, etc.).

     No 2003 concedéronme o primeiro premio no certame Rosalía de Castro de Cornellà (Barcelona) e no 2004 unha mención especial no Faustino Rey Romero (Rianxo). Satisfacción persoal pero non présa por publicar a pesar de certa insistencia de amigos e colegas. Boteille unha man ao concello de Poio na organización de varias edicións do festival “Poetas na rúa” e a Alberto Augusto Miranda na organización do filo-café “O estando” (Allariz, 2004). Atrevinme a prologar o libro de poesía Mares de Queijo, do poeta e amigo Ramiro Vidal Alvarinho (GZe-ditora, 2004).

     Durante varios meses mantiven na rede un blog (Furor Scribendi) de temática principalmente literaria, que fixen desaparecer por fastío e crise persoal. Logo iniciei outro weblog centrado na poesía visual, obxectual, concreta, experimental… que aínda segue na rede co nome de visualobxectual. No ámbito da poesía visual colaborei durante meses co portal culturagalega.org cunha sección denominada Inventario Indócil. Esta colaboración truncouse pola miña partida cara ás Canarias, onde pasei uns meses traballando na hostalería, dada a falta de perspectivas laborais en Galiza.

     Entre 2004 e 2005 xurdiu a dupla posibilidade de publicar en solitario, despois de facelo en proxectos colectivos: Sempre Mar. Cultura contra a Burla Negra, Os gozos e as sombras. 10+10 novas visións ou Das sonorosas cordas. 15 poetas desde Galicia. O pintor Antón Sobral logrou convencerme para entregar un libro de poemas meu a Luís Rei, quen ten ao seu coidado a colección Tambo da Deputación de Pontevedra. Antón levou o libro porque eu me sentía incapaz de acometer semellante ousadía. De aí saíu Andar ao leu, en xullo de 2005.

     Logo de regresar da fracasada estadía en Tenerife, o poeta Cándido Duro quixo presentarme o editor Sabino Torres, que me pediu un conxunto de textos poéticos para a colección Hipocampo Amigo. A seguir veu a publicación de Arxilosa, onde incluín os poemas que gañaran o certame de Cornellà e algúns outros máis recentes. A cousa literarianon acaba aquí; logo sobrevén o rodopío de danos colaterais da literatura: presentacións, entrevistas, críticas… esas cousas.

     Dentro duns meses é posíbel que un novo libro de poemas (aínda en xestación) apareza nun utópico proxecto editorial de axitación cultural-mental movido polo desexo. Entre tanto, combino a escrita e as lecturas (por veces compulsivas, por veces fragmentarias) con ocupacións laborais dispersas relacionadas principalmente coa miña formación en lingua galega e en cerámica, dedicación (quizais demasiado fragmentaria tamén) a aquelas persoas que están preto de min e participación en proxectos persoais e colectivos polos que creo que paga a pena mexer o corpo e as neuronas.

     E por baixo da existencia mesma, tantas veces cincenta e excrementicia, refulxente outras, a poesía segue a fluír, subterránea e diastólica. A POESÍA.
[Guxilde, outono de 2005]

https://roquecerponzons.wordpress.com/2016/10/25/a-nosa-poeta-do-cunchido/

A MILI DO ROQUE

FIRMES TODOS !


DEDICADO A TODOS AQUELLOS QUE COMPARTIMOS EL CIR Nº 13

Mención especial a mis queridos amigos Vicent García Devis, Antonio Martín Moreno , Antonio García Daponte, Francisco Caseny  Moga, Fernando Iglesias  Figueroa, Soso López, José Pereira Crespo, Jose Fraga Piñeiro, Jose Trasende Sorey, Iñaki Lavia…

Y también a los Alféreces  DURÁN y DAPENA

 

Visitando alguna página relacionada con los que hicimos el Servicio Militar me propuse realizar también una pequeña historia de mis recuerdos en la mili.

Las fotos que pongo, parte son de mi propiedad, parte son de algunos de los que hicieron la mili en Figueirido.

Espero que no les parezca mal a ninguno de ellos, por supuesto que doy permiso para que si algunas de las mías le valen, las pueden tomar.

MI LLEGADA AL CIR Nº 13

Me incorporé al CIR 13 de Figueirido, en Pontevedra, el 15 Enero de 1.979 y me licencié oficialmente  el 15 de Octubre de 1980.


Mi intención no era esa al principio, yo comencé a trabajar a los 16 años, en mi empresa la mayoría de los chicos que habían realizado el servicio militar pasaran por la Cruz Roja, era una manera de seguir trabajando a la vez que cumplías con los deberes de la patria. Por un día de servicio en la Cruz Roja tenías dos libres y podían ir a trabajar, a mis compañeros le iba de maravilla y a mi jefe también le convenía.

Para poder realizar el servicio militar por la Cruz Roja tuve que primero ser socorrista, mis compañeros de trabajo me habían indicado los pasos que tenía que hacer y así fue como después de realizar el curso obligatorio de socorrista estuve dos años realizando servicios en aquellos lugares que la Cruz Roja colaboraba.

Recuerdo hacer servicios en las playas, en el campo de fútbol de Pasaron, en el Pabellón de los Deportes, en la Plaza de Toros etc.

Pero cuál fue mi sorpresa que cuando me tocaba a mí ingresar en el CIR de Figueirido para realizar el campamento y la jura de bandera correspondiente antes de prestar mis servicios ya como soldado en la Cruz Roja, el teniente al mando de dicha organización me dijo que no iba de momento, que tenía que quedarme aún un tiempo más haciendo servicios de socorrista, mi enfado fue mayúsculo y no quise saber más, me fui voluntario para el CIR, gracias a un subteniente conocido de mi padre que me preparó el papeleo en unos días.

Mis primeros recuerdos, la llegada al CIR y encontrarse allí, en aquel alto, donde divisas un hermoso paisaje que nunca había visto desde ese punto.


Me destinaron a la 5ª Cía del Segundo Batallón, allí me fui encontrando con más voluntarios como yo, unos de Pontevedra, de Villagarcia, Vigo etc.

Como comentaba al principio, me incorporé el 15 de Enero de 1979 y preste juramento de fidelidad a la Bandera el 18 de Febrero de 1979, siendo el Teniente Coronel Martínez Posse el que firma en mi cartilla éste acontecimiento. De Coronel estaba al mando Manuel Rodríguez.

Cómo fui voluntario, el cambio de destino no se efectuó y me que deben el CIR con fecha de 28 de Febrero de 1979.

Comencé como R. Personal ( Subinstructor ), en poco tiempo, y cómo veía que me podía hacer Cabo, me alisté el 1 de Abril del 79 a dicho curso, finalizando el 30 de Mayo del mismo año.

En mi hoja de servicios indica que con fecha 11/06/1979 y según Orden del Cuerpo núm…162, es ascendido al empleo de CABO.


Poco tiempo después ya seguí con el curso para ser Cabo 1º, comenzando el día 15 de Junio y finalizándolo el 30 de Agosto.

En la misma hoja de servicios indica que con fecha 25/09/1979 y según Orden de Capitanía General de Región, es ascendido a CABO 1º.

 


El carnet indicaba las siguientes fechas :

ALGO MÁS SOBRE MI PASO EN EL SERVICIO MILITAR :

Mi primer recuerdo sobre mi entrada en el CIR Nº 13 de Figueirido se vincula con la partida desde mi parroquia, donde un subteniente que era amigo de un vecino mío me recogió un domingo a la tarde, en su coche subimos con él, mi padre, Joaquin Guiadanes y yo.

En poco tiempo estábamos en el CIR, recorrimos parte del acuartelamiento para que me fuese familiarizando y terminamos en el bar destinado a las visitas de todo aquel que no estuviese realizando el servicio militar y que subía al CIR por motivos de negocios o de visita a un familiar.

Me resultaba todo aquello completamente nuevo para mí, yo que tenía intención de pasarme la mili en la Cruz Roja me veía en un inmenso cuartel con cientos de soldados y de señores con bandas y estrellas en los hombros y en las gorras, estaba temeroso de lo que me podía pasar desde ese momento y con una ansiedad que al cabo de unos días palpaba también en todos mis compañeros de compañía.

Al cabo de unas horas se fueron y yo me presenté en el cuerpo de guardia, allí me indicaron la compañía a la que tenía que dirigirme, comenzaba una nueva vida, sin la protección de mis padres, me enfrentaba a mi primer reto de gran importancia, en este lugar me iba a quedar durante un largo tiempo y sólo yo era quién iba a dirigir mi futuro en esta nueva vida, donde tendría que someterme al sistema implantado de : si u si, cómo siempre decía el teniente Lara que tuve en mi compañía (al cabo de un tiempo desempeñamos la labor de llevar la compañía entre los dos, el como capitán y yo que fui cabo 1° con las funciones de suboficial).

Bien, al siguiente día comenzamos a conocernos los nuevos reclutas de la quinta compañía del segundo batallón, los primeros que estábamos en la compañía éramos los que nos habíamos anotado a realizar el servicio militar como voluntarios, cada día que iba pasando iban llegando reclutas de todas partes de España.

Así que fuimos los primeros en recibir el uniforme completo, el de faena y el de paseo, nos concedieron un número y nos enviaron a cortar la “melena”.

A las pocas horas ya estábamos formando con nuestra nueva indumentaria, que sería para nosotros como nuestra segunda piel, ya que la usaríamos hasta en muchas ocasiones como pijama.

Confieso que después de haberme sido denegada la entrada en la mili por la Cruz Roja busqué la manera de tener alguien con “enchufe” para pasar lo mejor posible la mili en el CIR….pues bien, al finalizar la jura de bandera y ser así un nuevo soldado empecé a realizar más guardias que el palo de la bandera ! Cuantas noches en la garita !

Quizás en el fondo vendría bien que la juventud pasase una temporada realizando la mili, seguramente aprenderían a valorar mucho más todo lo que tienen.

En fin, si preguntamos a todos aquellos que pasaron por servicio militar encontraríamos muchas opiniones, desde opiniones que dirían que fue el tiempo en que guarda gratos recuerdos, como las que dirían que durante ese tiempo le robaron un tiempo de su vida que no vivieron.

Recuerdo en especial a un chaval de Zamora, yo estaba hablando con un amigo de Almería, este amigo estaba deseando que terminara todo de una vez, tenía ganas de volver a su casa, mientras escuchaba esto el de Zamora nos decía que él estaba feliz, que era una suerte poder comer tres veces al día todos los días, cosa que él no lo podía hacer allá en su tierra, eso me dio en pensar en lo difícil que sería su vida para este chico, y en cambio otros lo teníamos más fácil, lo que me enseñó aquella vivencia en el servicio era que con el uniforme allí éramos todos iguales, no había distinciones, allí aprendí que lo más importante que tiene uno en su vida es tu compañero, el que estará ahí para echarte una mano en caso de necesidad, sin que te importase de donde procedía ni qué nivel social tuviese.

Con el paso del tiempo uno se va olvidando de muchas cosas, entre ellas las sucedidas en tu etapa del servicio militar, aún así intentaré hacer memoria de lo más destacado.

Comenzábamos el día con un toque de corneta que era el que nos levantaba de la cama, lo que conocíamos por DIANA, solamente teníamos que poner mínimo las botas y la gorra,salíamos al pasillo y nos poníamos firmes, el sargento o cabo primera de semana pasaba lista y al finalizar el recuento ordenaba romper filas, entonces nos aseábamos, hacíamos la cama y bajábamos a desayunar, eso sí formando de nuevo en el lugar indicado para nuestra compañía.

Después del desayuno cada uno ya tenía su obligación para todo el día, el Furriel la noche anterior ya la había dado a conocer, el “trabajo” de Furriel era el más odiado por la tropa, o el más querido dependiendo de cómo te llevases con él.

Una de las funciones del Furriel era de nombrar IMAGINARIAS.

Muchas noches el Furriel me puso Imaginarias ( función de vigilar los dormitorios por las noches), con el tiempo y haciéndote amistad con él podías llegar a un acuerdo donde te ponía la Imaginaria de turno en la primera hora o bien la última, de esta manera podías dormir un poco.

Los servicios que tenias normalmente siendo recluta eran aquellos que todo el mundo los odiaba, barrer, fregar y sobretodo el ir destinado a cocina, lo de pelar patatas era también uno de los lugares que te destinaban si tenías algún arresto, por ejemplo si llegabas a formar entre los últimos en llegar, también tenias tu premio de cocina cuando en el momento de revista, donde si no estabas aseado y tu ropa reluciente, tenias boleto directo para la cocina.

Si no tenias servicios entonces el destino que te esperaba era el de prepararte para saber desfilar, conocer el armamento, hacer gimnasia, ir a tiro etc.

Normalmente hacíamos la instrucción, los primeros días sin el CETME, y poco después con él, un descanso al cabo de unas horas , donde te acercabas al Hogar del Soldado, donde con los tíquets que teníamos nos servían para comprar el bocata y la cerveza, que bien nos caía !

Después también teníamos la hora de gimnasia, y también era especial, dado que al principio era muy básica, pero más adelante la realizábamos con el Cetme, cosa complicada eh !

Seguidamente, al finalizar la gimnasia, subíamos a dejar el Cetme en nuestro armero, bajábamos de nuevo y por supuesto formábamos otra vez más, de ahí íbamos a la ducha, todos juntos entrábamos en el enorme habitáculo que había para ello.

Uno de los soldados veteranos que había en la compañía era el encargado de pegarnos unos buenos manguerazos, a toda presión jajajajajajajajaja.

De las duchas subíamos a dejar nuestro jabón en la taquilla que teníamos cada uno de nosotros, las taquillas eran los lugares donde teníamos nuestra ropa, calzado, betún, rollo de papel higiénico, toalla, bebidas etc. Sus paredes interiores estaban decoradas con el gusto preferente de cada uno de los quintos, que si uno tenía la foto de su novia, otro tenía el,póster de su equipo de fútbol favorito, otros estampas de santos y muchos Fotografias de chicas semidesnudas….

En la taquilla también nos copia el PETATE, una bolsa de lona grande de color caqui con una serie de ojales metálicos en su parte superior para poder cerrarlo con un candado, era usado cuando nos íbamos de permiso o de maniobras para llevar nuestra pertenencias, como nuestra ropa para lavar.

En nuestra compañía, como en todas las demás, existían unos cuantos soldados veteranos que estaban destinados para dar instrucción a los reclutas, y también las correspondientes guardias que le tocaban por reglamento y el Furriel era el encargado de preparar el calendario para el reparto correspondiente.

Nosotros en época de reclutas estábamos exentos de hacer guardias o refuerzos hasta después de jurar bandera, a partir de ahí te caían guardias prácticamente casi todos los días.

Aún recuerdo aquella garita que siempre me tocaba en turno de tres de la mañana, estaba situada en la zona que controlaba el tanque del agua, cerca del lago de Castiñeiras, allí no había nadie, una pequeña garita de plástico y un foco.

Aquella garita, aparte de pequeña no se podía utilizar para resguardarte de la lluvia o del frío, si estabas dentro de ella podías ser cazado por el capitán de guardia que solía hacer visitas inesperadas y cogerte en las patatas.

Así que tocaba estar fuera, a la intemperie y con los ojos muy abiertos, aquellos años eran muy complicados y los atentados de Eta estaban al orden del día.

Bien, siguiendo con la etapa de recluta me recuerdo de las amistades que iba uno cogiendo con los más veteranos y con los suboficiales y oficiales, aún es hoy el día que sigo manteniendo relación con algunos de ellos.

Por las tardes, después de comer teníamos un tiempo de descanso, donde cada uno aprovechaba para según qué cosa le corriese más prisa, una llamada telefónica, una limpieza del cinturón, un café con los amiguetes o una siesta recuperadora del intenso día …

Después del momento de relax subíamos a las casetas que teníamos cada compañía para recibir la teórica, a veces también se usaba para recibir instrucción con el Cetme, esto ocurría cuando era época de lluvias y teníamos que abrigarnos en este lugar.

Después de realizar todo lo que estaba previsto para esa tarde, bien teórica como pudiera ser ir a tiro, nos tocaba el momento que mejor lo pasábamos, la mayoría nos acercábamos al Hogar del Soldado, allí siempre acompañados del abuelo ( soldado veterano a punto de licenciarse) que había que invitar por supuesto para tenerlo contento y que no nos metiera mucha brasa en la instrucción, ni por supuesto el Paso Ligero !

Aún así no faltaba algún veterano que tenían por costumbre realizar las NOVATADAS, algunas de ellas eran unas bromas muy crueles y de muy mal gusto, nunca me gustaron y nunca hice ninguna.

Los veteranos había que saber llevarlos, muchos de ellos que estaban a punto de licenciarse pasaban de todo y te podían dejar colgado por cualquier cosa, en su mente sólo existía una palabra “LA BLANCA“, denominación que tenía la cartilla militar que te entregaban al finalizar el servicio.

Después de estar en el Hogar del Soldado había quien iba a cenar, otros con el pollo asado y la bolsa de patatas fritas, acompañadas de las cervezas correspondientes, nos íbamos para la compañía, aún teníamos un poco de tiempo para charlar o jugar una partida.

Así fueron pasando los días hasta que llegó el día de la Jura de Bandera, todo un acontecimiento y el cual nosotros no estábamos acostumbrados a ver, eran cientos de personas que acudieron a vernos, estábamos emocionados y muy nerviosos por si algo saliese mal, como por ejemplo perder el paso durante el desfile, cosa que normalmente no sucedía porque los superiores ya se encargaban de dar las órdenes correspondientes para que en el desfile se apartasen a los más toscos y negados para coger el paso.

Después de la celebración de la Jura también quedamos sorprendidos de la gran comida que sirvieron, acostumbrados a unos menús racanos, ese día fue excepcional y si no mal recuerdo creo que nos pusieron un cocido espectacular !

Al finalizar la jornada llegó el momento de hacer él PETATE y marcharnos de permiso, unos días de descanso bien merecidos, y claro no faltaron las despedidas de compañeros, pues la mayoría se iban destinados a cuarteles de la geografía gallega y seguramente no nos volveríamos a ver.

Al llegar del permiso concedido por la Jura de Bandera ya me sentía un soldado que pronto me doy cuenta que empieza a hacer guardias y refuerzos prácticamente todos los días como os decía anteriormente, vista la situación no dude en presentarme al curso de Cabo, pues sus guardias eran completamente ajenas a estar en la garita y por supuesto con menos días de la realización de guardias.

Pero voy viendo que para librarse de las mayorías de estos servicios era ser Cabo 1º, y claro ya me veis a mi anotarme al curso, claro que tendría otras responsabilidades, pero me gustaba el desempeño que realizaban los Primeras y yo quería ser uno como ellos, además el sueldo estaba bien retribuido, de pasar de cobrar 300 pesetas al mes pasé a 3000.

Mi “enchufe” en el CIR no funcionó, creía que me iba a colocar en una oficina a escribir a máquina, yo de aquella tenía una buena media de pulsaciones dado que durante unos años había asistido a clases de maquina en la Academia Enot.

Bien, mi destino fue el de instructor de reclutas, allí me fui para una compañía del Primer Batallón a dar instrucción…..

Los primeros días tuve que ir aprendiendo de los más veteranos y de los suboficiales de mi compañía, al poco tiempo empezó a gustarme este destino, y pronto era capaz de llevar el peso de una compañía yo sólo a la hora de dar instrucción.

No recuerdo con exactitud, pero creo que di instrucción aproximadamente a 3000 reclutas a lo largo de mi etapa de Subinstructor, muchas juras de Bandera muchas horas de preparar a un tío que no sabía dar un paso con el pie correspondiente, ni sabía limpiar un zapato, ni hacer una cama etc.

Además de la función de dar instrucción tuve que desempeñar el cargo de Suboficial, todo lo relacionado con la Compañía a la que pertenecía, también cuando me tocaba Suboficial en el Cuerpo de Guardia, donde tengo pasado momentos surrealistas, el verter a un cubo, que se utilizaba para fregar el suelo, por un ventanuco de barrotes que tenía la puerta del Calabozo una botella de dos litros compuesta de CocaCola y Ginebra era de los más normal, que ni decir tiene que los que estaban en el calabozo eran conocidos, o bien compañeros de la misma compañía que la mía o bien conocidos de Pontevedra que estaban destinados en las otras siete compañías que había en el CIR.

Otras veces tenía la Semana del Pan, una función que se realizaba por la noche, yo era el responsable de ir con un conductor de camión y unos cuantos reclutas a buscar los CHUSCOS de pan que se servían al día siguiente en el RANCHO.

En aquella época teníamos que acercarnos a una panadería que había en la entrada de Poio, después de pasar el Puente de la Barca, dicha Panaderia tenía un convenio con el CIR para servir durante todo el año el pan a toda la Tropa, mandos incluidos.

Esta Panaderia estuvo durante años realizando ese servicio hasta que se construyó una en el propio CIR.

También tuve algún fin de semana que tenía que acompañar a los Pili y Mili, es decir los que hacían la función de Policía Militar, parejas de soldados que tenían como objetivo controlar la mayoría de las veces en el centro de la cuidad que todo aquel soldado que iba con su TRAJE DE ROMANO, es decir ir de BONITO, o como era también conocido UNIFORME DE PASEO, y si era pillado por la calle sin gorra,con un botón desabrochado de la guerrera, con las botas sucias, o haciendo gestos, palabras mal sonantes etc. eran inmediatamente requeridos para tomar nota del nombre para posteriormente fueses arrestado.

Fue una experiencia inolvidable, tanto para lo bueno como para lo malo.

A quién no le viene a la memoria : METER UN PURO, SALA DE BANDERAS, CAPAR LA GORRA, ORDEN DEL DÍA, RETRETA, CUARTELERO, CASCORRO, PELUSA, CHUSQUEROS, RETÉN, SANTO Y SEÑA, ESCAQUEARSE, ORDENANZA, RADIO MACUTO y por supuesto BROMURO…..

MIS FOTOS :

Mis pases  para poder comer y dormir fuera del recinto militar :

CON LOS COMPAÑEROS :



CON MIS RECLUTAS :



DE GASTADOR :

DESFILES, JURAS DE BANDERA…




MOMENTOS INOLVIDABLES….


LA BLANCA :

9/9/18 Después de 40 años  Antonio Martín y yo volvimos al lugar….

26/03/2019, co Alférez Dapena :

12/09/18 Artículo en La Voz de Galicia :

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/pontevedra/2018/09/12/cuarenta-anos-amistad-prueba-balas/0003_201809P12C8991.htm

Un ejemplo de cómo es un CIR * (4)

Los veteranos nos iban indicando el camarote que nos correspondía a cada uno y lo que teníamos que hacer cada uno, ir a recoger el uniforme, cortar el pelo, el horario, los servicios….y cada dos por tres teníamos que formar, el control era absoluto, el capitán de la compañía quería tener al momento control total sobre cada uno de los reclutas que componían el remplazo a su mando.

EL CIR Nº 13 de FIGUEIRIDO en aqueles anos *(3)


Después de 39 años volví a subir a Figueirido, en representación del Casino Mercantil asistí a la celebración de la Inmaculada *(5)




Susana Regueira no ano 2009 *(2) escribe este artigo sobre o cuartel de Figueirido, publicado no Faro de Vigo :

S. REGUEIRA / PONTEVEDRA A finales del siglo XIX, en plena guerra contra Estados Unidos, el Estado proyecta una red de defensa de las costas ante una posible invasión norteamericana. Arranca así la instalación militar de Figueirido, que no obstante no adoptaría la forma de cuartel hasta mediados de los años veinte, en concreto en 1924 con la instalación en la parroquia pontevedresa del Regimiento de Artillería Ligero número 15.

Cuando se inicia la Guerra Civil una década más tarde el acuartelamiento, que había sufrido un importante abandono, era poco más que un espacio ruinoso, lo que no impidió que fuese utilizado para encarcelar a aquellos soldados sospechosos de simpatizar con las organizaciones obreras. Hasta ahí, la historia conocida; la desconocida sorprendería este año incluso a los mismos responsables de Defensa, ya que durante décadas los archivos de Figueirido permanecieron perdidos y el pasado más siniestro de la instalación se borró de la memoria colectiva.

El investigador Xosé Enrique Acuña (autor del libro “A resistencia antifranquista en Galiza” y comisario de la exposición “Memorial da liberdade. Represión e resistencia en Galiza. 1936-1977”) vació diversos archivos hasta localizar finalmente las órdenes que en 1938 dieron un siniestro giro al acuartelamiento.

El Ejército cumple ese año el encargo de convertirlo en “Puesto de concentración de sospechosos” y ceder parte de su gestión interna y la dirección a las autoridades judiciales golpistas.

“É nese momento cando comezan a chegar ata Figueirido numerosas expedicións de prisioneiros republicanos capturados en rexións fronteirizas con Galicia”, explica el experto.

Tras la caída de los frentes limítrofes, especialmente el de Asturias, llega a superarse la cifra de mil presos concentrados.

La mayoría llega en vagones de transporte de ganado, amontonados y atados entre ellos tras haber sido traslados desde Gijón hasta A Coruña por mar. Custodiados por guardias civiles o por soldados, son desembarcados en la estación de Pontevedra o en el apeadero de Figueirido y realizan a pie el último tramo por el monte hasta llegar al acuartelamiento.

Lo que les espera es casi peor que la muerte: “Viviron unha sucesión de penalidades, a nula calidade da comida e, sobre todo, a práctica ausencia de auga o que fixeron foi xerar un cadro de mortes por desnutrición e enfermidades varias que sitúa a Figueirido como un dos campos de concentración franquistas máis duros de Galicia”, indica Enrique Acuña.

Éste también descubrió que, a pesar de las amenazas y del hambre, no pocos de los vecinos de las parroquias de Salcedo, Bértola y Figueirido se arriesgaron para ayudar a unos presos concentrados a cientos de kilómetros de sus familias y sus vidas.

Ésa es precisamente una de las claves que explican por qué el campo de concentración cayó en el olvido: la gran mayoría de sus víctimas procedían de otras provincias y Pontevedra vivía en ese momento su propio horror, como acreditan investigadores como Luis Lamela.

Éstos contabilizan cientos de víctimas en la ciudad cuando menos hasta marzo de 1937.

En Pontevedra operaban desde el mismo momento de la insurrección en Marruecos tres unidades de represión: los requetés (los menos estudiados), los falangistas que se encargaron de los paseos y “sacas” en la provincia y la tristemente célebre Guardia Cívica de Victor Lis Quibén, paramilitares a los que se atribuye en exclusiva la práctica totalidad de las torturas y asesinatos registrados en la comarca de la ciudad del Lérez.

Como una isla aparte, el campo de concentración de Figueirido vivía meses después escenas semejantes a las retratadas en Auschwitz o Munchausen: presos esqueléticos, numerosas muertes por desnutrición y sed y todo tipo de penurias para sobrevivir. 

“No caso dos internos de oficio artístico ou artesán, ofrecían as súas creacións a cambio de alimentos ou tabaco, en moitos casos, aos propios militares. Nese tempo a instalación contaba con centros de internos”, explica Acuña.

Éste también descubrió que la solidaridad con los penados no sólo puso en riesgo a los vecinos que ayudaron a los presos sino que “tamén lle custou a vida a un cura actuante na parroquia de Figueirido, xestor da recolecta de moitos víveres, cando morreu vítima dunha caída accidental dentro do mesmo cuartel”.

Los muertos se contaron por decenas. Por proximidad, la mayoría eran enterradas en una fosa común en el cementerio de Salcedo. Los que por su importancia y gravedad lograban ser trasladados al Hospital Provincial y fallecían, también tenían como destino impersonales tumbas, en este caso en San Mauro.

Semejante destino les esperaba a las víctimas de ejecuciones sumarias efectuadas tras sentencias en consejos de guerra. Eran trasladados desde el mismo cuartel o desde A Guarda, donde se ordenaron 200 órdenes a muerte y al menos se ejecutaron 156 en la antigua tapia de Tafisa.

“Desde 1938”, explica Enrique Acuña, “unha reiterada serie de xuízos sumarísimos decimaba a poboación recuída na Guarda. Alí, os condenados a morte, logo de sesións no propio colexio dos Xesuítas, eran trasladados á prisión de Figueirido, convertida nunha especie de corredor da morte onde os presos agardaban o seu traslado a Pontevedra, lugar onde se verificada a súa execución”.

Su destino final era el mismo que el de decenas de presos políticos asesinados en los meses anteriores: una tapia situada en A Seca, en las inmediaciones del río Lérez, donde eran pasados por las armas. El número de fusilamientos fue tal que los niños pontevedreses de los años setenta todavía jugaban con los casquillos encontrados en la llamada “tapia de Tafisa”, en cuyas inmediaciones se levantó recientemente un monumento a los represalidados.

Los encargados de perpetrar los fusilamientos eran piquetes que, tras la muerte de los presos políticos, trasladaban los cuerpos a una fosa común del cementerio de San Mauro.

Con todo, los historiadores también han contado que “no propio cuartel de Figueirido se realizaban execucións e, neste caso, os masacrados soterrábanse no cemiterio parroquial de Salcedo; foron episodios que, como todo o que rodeou á violencia criminal da Guardia Cívica ponteveresa, tentaron agachar e botar por riba deles o esquecemento”, recuerda Enrique Acuña.

Éste es uno de los investigadores que reclama que el cuartel de Figueirido rinda ahora, al conocerse el capítulo más negro de la historia de la instalación, el merecido homenaje a quienes fueron sus más inmerecidos ocupantes, que sufrieron durante meses el hambre y las humillaciones. Para ellos escribió Séneca: la muerte es un castigo para algunos, para otros un regalo, y para muchos un favor.

 

AÑO 1965


Encontrei estas fotos que publicou nunha paxina sobre a mili *(1) nelas aparece un alférez mui coñocido é que vivin momentos con él……



JOSE LUIS RODRIGUEZ, Veterano del 79 nos manda estas dos fotos y nos dice:

Adjunto remito fotos de la Cía. de IMEC, aspirantes a Sargentos, Armas y Especialistas, en el primer ciclo de formación, de setiembre a diciembre de 1979. La foto está tomas en unas gradas que había frente al edificio de academias y mayoría del CIR 13 (Figueirido). El primero de la derecha en la primera fila, el alférez de infantería en prácticas D. Pío Cabanillas. Y el cuarto, el capitán de mi sección, D. Carlos Flores Alonso, “Tío Charlie”. Yo soy el que está en la quinta fila, segundo por la derecha. Espero que resulten de tu interés. José Luis Rodríguez.


*(1) http://www.fotosdelamili.com/DW3_E_TIERRA-1979.html

*(2)http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2009/02/01/pagina-negra-cuartel-figueirido/293285.html

*(3) http://cir13.blogspot.com.es/

*(4) https://youtu.be/8K69LdKbjPg

*(5) https://youtu.be/jjfKnUMwqsU

OS AMULETOS MILAGREIROS (Cerponzons, 1000 anos de historia)

Cerponzons, anos 60 do século pasado, mentres miña nai e máis miña avóa preparaban a comida que se facía daquela  na cociña de ferro, escoitaban as novas de Radio Pontevedra naquel transistor que apoiado nunha estantería, mesturabase coas velas,os mistos e algún que outro sobre de azafrán ou de sopa de cuscus que alí se gardaban , de paso que se facía a comida miña nai atendía a taberna,sempre a esa hora entraba algún obreiro que paraba a tomar unha chiquita antes de ir a comer é tamén aproveitaba ese momento para escoitar as novas da radio, momento que falaban do que acontecía na cidade e alrededores,ainda recordo como si fora hoxe aquel transistor, cuberto cuidadosamente cunha cortina de plástico, era o único medio de información que tiñamos naqueles tempos, e había que cuidalo dos fumes e as grasas que na cociña producíanse.

Do que escoitaba polo transistor o que máis me agradaba era cando salían as cancions dedicadas dos noivos ou dos homes casados que estaban facendo a mili ou traballando lexos das súas casas por haber emigrado a Suiza ou a  Francia, cando era a hora do cafe todos esperábamos en silenzo por si algún veciño da parroquia dedicaba algunha ese día, a veces escoitabas a locutora decir ” dedicamos la canción del emigrante a Josefa de San Vicente de Cerponzones, con todo cariño y recordándola todos los días, de quién ella sabe “,  é todos quedábamos intrigados de quen sería ese mozo que lle andaba rondando jajaja.


Pero mentras non estaba a comida, na eira seguíamos o meu avó, o meu pai e máis eu rematando a faena da mañá, eran días de ir buscar ” toxo” e facía pouco que chegaramos da cachada que tiñamos ao pasar o Chan do Monte, necesitabamos varios carros para estrumar as cortes das vacas e dos porcos, o primeiro que fixo o meu pai ao chegar a casa foi baleirar o carro e meter as vacas na corte. Aínda que isto que conto seguro que non é novo para a maioría de vós, era unha escena que se repetía en todas as casas.

Aproveitamos normalmente o sábado de ir buscar o toxo porque era cando estaba tamén en casa o meu avó Jesus, o seu traballo no tranvía de Vigo obrigáballe a estar toda a semana na cidade olivica.


Cando nos sentamos á mesa meu pai comezou a falar sobre unha das vacas que tiñamos na nosa casa, preocupáballe que cada día daba menos leite e decidiu pedir opinión e axuda para buscar algunha solución, miña avóa Ramona dixolle a meu pai de que ela xa levaba tempo decindo que a vaca non estaba ben, que algo lle habían feito, que xa llo daba o corpo, ela tiñalle muito cariño os animáis e sufría velos enfermos.
Tranquila, ao regreso da cachada pasarei pola casa de Manuela, haber que me dice.

Era xa de noitiña cando despois das faenas da tarde colleu camiño a casa da señora Manuela , a que tiña a pedra da pezoña e que cando nos picaba algún bicho acudiamos a ela para que nos sanase.

A señora Manuela conservaba unha pequena pedra milagrosa de supostas propiedades curativas, que se utilizaba exclusivamente para sanar as picaduras de reptiles, de animais que causan ponzoña, como sapos, salamandras, víboras e tamén arañas. 

A orixe da pedra para min é descoñecido, ” a pedra dá pezoña”, é unha especie de amuleto sanador, que se transmite en algunhas familias de xeración en xeración. Recordo de ver vir xente de moitos lados a que lle puxesen a pedra , “a pedra poñíaselle a todo ou mundo que viña buscando remedio ou seu mal e non cobrábase nada, pero a pedra non saía dá casa, non se lle prestaba a ninguén”, isto téñoo eu escoitado na taberna.Supoño que esa pedra viría herdada dos seus pais,como normalmente sucedía noutras parroquias que tamén algún veciño ou veciña tiñan en depósito dos seus antepasados.

Normalmente o uso da pedra era moi sinxelo, cando ía unha persoa cunha picadura, mollábase a pedra en saliva e colocábaselle no lugar onde lle picara o animal, onde estaba localizada a inflamación.A persoa que lle colocaba a pedra dependendo o hinchazón, deixáballe colocada a pedra unha media hora e repetíase según a necesidade.

Según as persoas que teñen a pedra comentaban que si a picadura era de pezoña, a pedra ao contacto coa pel quedábase pegada e non se caía, así dese xeito a inflamación acababa cedendo.Hoxe en día si temos algunha picadura acudimos ao medico ou á farmacia para que nos receten unha crema , o longo dos anos foise perdendo acudir aos servizos curativos da pedra como antiguamente adoitábase facer.

Pedra da Pezoña , do blog de Rafa Quintía.

Chamou por Manuela, non sin antes levar un susto que lle meteu o can que gardaba a casa é que de súbito apareceu encima do mallón , meu pai esperou un pouco e cando chegou o seu carón comentoulle a Manuela que unha das nosas vacas levaba un tempo que cada día daba menos leite, quería que lle dixera un remedio que lle fora bo para curala, seica era habitual nas vacas neses casos para que tivesen leite poñerlle colgados uns amuletos denominados leituarios é Manuela seguro que sabía darlle algún remedio de esos.

.

Dependendo de cada lugar da nosa Galicia os amuletos podían ser diferentes, na súa composición ou tamaño, material etc., ao meu pai díxolle a señora Manuela que nunha pequena bolsa introducise sal, allo é algo máis que xa non recordo ben.Así o fixo o día seguinte , puxollo como si fose un colgante, atada a bolsiña o redor da cabeza, e o cabo de un tempo a vaca comenzou a dar leite como antes.

Antiguamente ás vacas e porcos, animais que habitualmente tiñamos case todos os veciños nas nosas casas, cando tiñan algún problema envolvíaselles con amuletos, as nosas casas estaban cheas de escapularios, auga bendita e demais prácticas convidas, é outras veces acudíamos a algún veciño que podía ter algún amuleto axeitado según a necesidade, éste foi o caso de ir a pedir axuda a da Manuela.

Non todas as vacas eran provistas de amuletos, por unha banda poñianse tan só aquelas que daban leite que o mellor estaban expostas á envexa das bruxas ou aquelas outras que non daban leite, quizáis xa embruxadas por alguén que tiña mal de ollo.


AS VACAS, UN MEMBRO MÁIS DA FAMILIA.

Naquela época a maioría do que hoxe son pistas asfaltadas eran camiños de carro con innumerables baches ( iso si que eran lombos ), moitos días de inverno tiñamos que axudar ás vacas empuxando o carro cando se metía nun daqueles charcos enlamados é onde a metade das rodas do carro quedaban enterradas sen poder desprazarse, coa nosa axuda a gritos é a empurrons que faciamos ao unísono tratabamos de sacalo daquel sitio xunto co esforzo das vacas.

Foto de Gustav Henningsen*

Desde onde tiñamos a cachada ata chegar a casa a paisaxe era dun terreo onde abundaban os carballos, piñeiros e sobretodo de muitos toxos, ben visibles polo seu dominio da cor amarela sobre os demais arbustos.Como recordo aqueles pinchos dos ” toxos ” ! Non che librabas de ir para casa marcado polas pernas e brazos, pero era necesario en casa ter toxo e xa sabiamos que ese día sen pincharnos non quedabamos.

Ao chegar a casa introducíase na cuadra, alí a ouríña e os excrementos das vacas xunto co toxo convertíase nunha mezcla que se utilizaba de abono, basicamente dúas veces ao ano, na primavera e no outono, con aquel abono que se facía na cuadra nutríanse os campos.

En moitas casas os animais e a xente convivían na casa, aínda recordo unha casa duns amigos dos meus pais, situada preto de Santiago, exactamente en Ordes, o señor Jesus había collido familiaridade cos meus pais desde facía moitos anos, él era condutor dun camión que transportaba madeira para Celulosas, polas mañás adoitaba parar na taberna a tomarse un sol e sombra é esa amizade que se foi fraguando durante anos fixo que en varias ocasións eu estivese pasando algún que outro fin de semana na súa casa.

foto de Gustav Henningsen*

Unha das primeiras visitas que realicei á súa casa atopeime coa sorpresa que estando almorzando naquela cociña, onde a lareira alzábase sobre o chan rodeada de bancos, lugar de reunión da familia. Alí  no centro, sobre lume aberto facíase a comida. Preto, un pote de ferro negro preparado para cocer os desperdicios para os porcos ou cando eran días de moito frío que se lle daba ás vacas unha comida quente a base de salvado.

Recordo que estando alí sentado coas dúas fillas do matrimonio vin como as vacas pasaban polo pasillo da casa desde as súas cuadras en dirección á rúa para ir á leira a pastar, era unha cousa en grao sumo normal, eran da familia, tiñan a súa habitación á beira con outro habitáculo onde se gardaba o forraxe.

Aquela casa, era o que tiña na súa parte baixa, unha cociña coas cuadras , un habitáculo para o forraxe como dixen antes,é un pequeno salón sen apenas uso, pois a vida facíase prácticamente na cociña.

Na súa planta superior estaban as camas, cos seus armarios e unhas cadeiras, contábanme as fillas que antiguamente nesta planta antes non estaba dividida, onde a familia durmía toda xunta.

Recordo que tamén tiñan adornos pola parede, muitas estampas de santos que se dan nas romerías, algunhas daquelas cousas colgadas que alí tiñan non sabía exactamente o que eran nin o que significaban, un santo, aquela virxe, un calendario e varios amuletos que as fillas íanme dicindo para que se utilizaban, aínda que aquelas nenas dicíanme unhas cousas que eu non lles cría de todo, todos sabemos que a xente non sempre di a verdade, e normalmente si lle preguntaba por algún tema mentianme, as pequenas da casa seguían os dictados dos maiores…..
Eu non creo nas bruxas, pero habelas hainas, semexa ser a resposta preferida de nos os galegos, ainda que si lle preguntabas a calquer veciño si crían nas bruxas, na súa maioría negábano con rotundidad, pero si preguntábaslle que farían coa vaca si botase sangue ao ordeñala ou si a porca empeñásese en comer as súas cativas….o final sempre confesaban recurrir a remedios máxicos que podían ser vos para curar o mal.

En fin, que si amuletos de corno de cabra, que si porcos engalanados ao redor do pescozo…..o final sempre acudíamos a polos remedios máxicos.
En Galicia, se achaca todos os males que se padecen ao mal de ollo. Alvaro Cunqueiro, nunha entrevista mantida en 1974 con Joaquín Soler Serrano, afirmaba que os curandeiros, meigas ou desaojeadores eran moi necesarios. Dado que a sociedade galega cría firmemente en que se producían estes males, era aconsellable acudir a un mediador para evitar involucrarse personalmente e facer que a resposta ao aojamiento fose dada pola mesma vía recibida, sempre a través de curandeiros.
Se desaojaba aos animais seguindo o mesmo rito usado para as persoas. Pódeo producir en xeral calquera persoa que teña hostilidad ao dono do animal e teña poderes para facelo. Que teña ollo feridor e que senta moita envexa. Se cura con ruda, auga bendita e tres dentes de allo. Recítanse mentres se vai pasando o remedio polo lombo, oracións como as seguintes: 
Allo sagrado córtame esta mirada
Tres burricáns veñen, tres burricáns van

Un estalou, así lle rebenten os ollos

A quen mal mirouche.

Outra:

Facendo cruces coa ruda mollada en auga bendita:
Ruda rudero, curta o malo e deixa o bo.
NOTA :

*Gustav Henningsen foi un investigador danés que polos anos sesenta estivo por Galicia recollendo as supersticiones do noso pobo, estas fotos son daquela época.

( Gustav Hennigsen, historiador danés, es especialista en tradiciones populares y Magister artium en Folklorística Nórdica por la Universidad de Copenhague. Su interés por la brujería comenzó en una remota isla danesa y, años después, se profundizó con el desarrollo de un trabajo de campo en Galicia).

*Para saber máis sobre a Pedra da Pezoña :

http://galiciaencantada.com/archivos/docs/1555_Apedradapezo%C3%B1aeoutraspedrassandadorasdaculturapopulargalega.pdf